Al pedirle la Unión Europea a Nicolás Maduro acudir “de nuevo” a unos comicios, le reconoce como verdadero presidente de Venezuela.

Por

Francisco Nunes

Hace unos días, el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, protagonizó una jugada harto inteligente. Cumpliendo con los artículos 233, 333 y 350 de la constitución, que establecen la proclamación del presidente de la AN como Presidente Interino en caso de falta absoluta del presidente en ejercicio o presidente electo, el deber de restablecer la constitución en caso de que pierda vigencia y el derecho a rebelión, respectivamente, fue proclamado Presidente Interino de la República.

Tomando nota de la insufrible situación del país latinoamericano, han sido muchos los países que le han reconocido como presidente (Interino) legítimo de la República; Estados Unidos, Brasil, Paraguay, Argentina, Colombia, Dinamarca, Israel, Canadá, Perú, Ecuador, Costa Rica, Panamá, Honduras, Australia, etc. Por otra parte, están quienes no reconocen a Guaidó como presidente; Turquía, Rusia, Irán, Cuba…y la Unión Europea. Sí, ha leído bien, estimado lector. La Unión Europea ha decidido colocarse del lado incorrecto de la historia al ponerse de perfil ante una brutal dictadura con miles de muertos a sus hombros al darle un ultimátum a Nicolás Maduro y pedirle que convoque elecciones libres en 8 días y avisarle que, de lo contrario, reconocerán a Juan Guaidó. Sólo el presidente puede convocar elecciones, luego para la UE, el dictador es el presidente y el presidente un usurpador, como si de un mundo paralelo se tratase. Por su parte, el presidente de España, Pedro Sánchez, ha decidido seguir la posición de la Unión en lugar de reconocer a Guaidó como le exigen la oposición y el pueblo venezolano.

20 años han transcurrido desde que Chávez tomó el poder en Venezuela. El 87% de la población vive en una situación de pobreza

Sigue…

Origen: Disidentia