El movimiento que habla en nombre de la España vacía plantea que esa despoblación, que también supone una pérdida relativa de riqueza, se frene.

Por

José Carlos Rodríguez

Los partidos perfilan los programas que nunca cumplirán, redactan las espontáneas declaraciones de sus portavoces en las televisiones, y se gastan el dinero de los demás en raves de adhesión al líder; un líder que no les dirige la palabra, porque para quien habla está en su casa, delante de un televisor. Ha comenzado la campaña electoral.

Sigue…

Origen:  Disidentia