El precio de la verdadera libertad 

Los poderosos han dejado de tener miedo a los periodistas, mientras los periodistas se rinden a los poderosos.

Por

J.L. González Quirós

Desde un punto de vista histórico, la democracia moderna ha conquistado lo que Tocqueville consideraba como libertad políticala capacidad de decidir un destino en común con el resto de los ciudadanos, y, con la abolición de los privilegios, un cierto nivel de igualdad. El propio Tocqueville vio con claridad el riesgo de que la libertad sufriera menoscabo a manos de la pasión por la igualdad. Esa amenaza está en los poderes democráticos y anónimos que trabajan exclusivamente en su beneficio, que no preparan a los hombres para la edad adulta, sino para mantenerlos irremediablemente en la infancia.

La ignorancia sobre cómo funcionan esos poderes era una amenaza relativamente pequeña en sociedades en las que la información circulaba razonablemente mediante conversaciones y medios de comunicación rudimentarios, porque se llegaba a saber la verdad con cierta facilidad, pero se ha convertido en una barrera casi infranqueable si se piensa en la eficacia con que la tecnología y la masificación han multiplicado el alcance de esas minorías que controlan la circulación del conocimiento y la toma de decisiones, hasta el punto de que pueden mediatizar las opciones de las que disponemos de una manera enteramente irresponsable porque pasa por completo inadvertida.

Por eso es tan importante promover y defender la libertad más difícil de arrebatar, la independencia de juicio, la pasión por decir la verdad que esté a nuestro alcance conocer. Aron consideraba que la libertad y la verdad no podían sino ir a la par, y tal vez olvidó decir que, además, es necesario ser valiente para atreverse a disentir de esos consensos que se nos quieren imponer, y que, en su mayor parte, solo responden a intereses bastardos que el público, siempre alegre y confiado, tarda en advertir. Hace días me recordaba un buen amigo la vida de lujo y viajes cinco estrellas que se ha pegado durante años a costa de un organismo internacional creado para combatir ¡la pobreza!

Sigue…

Origen:  Disidentia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.