No sólo los datos muestran que no es el heteropatriarcado, sino las elecciones libres de hombres y mujeres lo que explica que haya diferencias.

Por

José Carlos Rodríguez

Las mujeres ingresan en el mercado menos que los hombres. Este es un hecho medido con la precisión que alcanzan las estadísticas, estudiado, y aireado por los medios de comunicación con cadencia previsible, como la operación salida, la lotería nacional, o los datos del paro. Pero puedes ser un hecho social cualquiera, que como no tengas un nombre no eres nada. De modo que se le ha llamado “brecha salarial”, nombre descriptivo y que, raro en estos días, no está cargado de acusaciones y victimismos. Sí, se puede describir la diferencia en las remuneraciones medias del trabajo de hombres y mujeres como una brecha.

El hecho carece de significación alguna hasta que nos ponemos a analizar sus causas. La aséptica “brecha salarial” se adereza por parte del tardofeminismo, de los políticos en su casi totalidad, y de la gran mayoría de los medios de comunicación con una explicación que mueve a la indignación de cualquiera que tenga un poco de aprecio por la justicia, y que se crea el cuento. La brecha la ha abierto el patriarcado, el machismo institucionalizado e impuesto por los hombres desde el comienzo de los tiempos y hasta este mismo día. Pero ya-estamos-en-el-siglo-XXI, frase que expresa la urgencia por cobrar lo que nos debe la historia, y que es el historicismo expresado en un tuit. Y lo que nos vamos a cobrar es la perfecta igualdad salarial por sexos.

Patriarcado es un término de la etnología, y el feminismo ha prostituido su significado, para revestir un prejuicio de hallazgo científico. La izquierda transformadora, de Marx abajo, siempre ha albergado una especial inquina hacia la ciencia. Y, como Marx, ha disfrazado de conocimiento metódico los atavismos de la vida tribal. El concepto de patriarcado es su última víctima.

Si el patriarcado ha sido eterno hasta esta misma hora, pero el capitalismo tiene apenas tres siglos, ¿de quién es la culpa de la brecha salarial, del capitalismo o del patriarcado?

Sigue…

Origen: Disidentia