Theodore Dalrymple

Si lo mira de cerca, no es una utopía. Los verdaderos socialistas no quieren un mundo mejor; quieren uno perfecto. Esa es la razón de por qué tan a menudo miran con desprecio e incluso con hostilidad a la mejora gradual y de por qué están dispuestos a sacrificar la felicidad de una generación presente por la bendición imaginada de una generación por venir en el futuro distante. Para adaptar muy ligeramente las palabras del tonto de Twelfth Night (Noche de Reyes o Lo que queráis. La comedia de Shakespeare): La alegría del presente no es nada de risas. Lo que vendrá téngalo por […]

Origen: Mises Report