ARGENTINA: TIERRA DE INFLACIÓN Y VENGANZA. CUANDO EL BOLSILLO REVIVIÓ A LOS CORRUPTOS DE AYER

Por Luis Gasulla

 

En la Argentina, la opinión pública y los medios de comunicación pueden cambiar radicalmente la forma en que tratan los temas y sus protagonistas de forma abrupta. Girar 180 grados en un instante. En el mundo, nadie nos entiende. ¿Cómo se explica que la sociedad argentina eligió a un candidato a Presidente elegido por una ex Presidenta que el 70% del país rechazaba hasta hace un año y que había perdido la elección del 2017 en la provincia en la que es más popular? ¿Quién puede entender que un político que vinculó la muerte de Alberto Nisman con su ex jefa política y habló pestes de su gestión sea su salvador? ¿Acaso alguien podría interpretar un país en el que el líder político -Sergio Massa- que aseguró que enterraría definitivamente a Cristina Kirchner le otorgó los votos necesarios para llevarla al poder nuevamente? Podríamos continuar indefinidamente y recordar los escraches públicos de Hebe de Bonafini, los costosos 678 y Tiempo Argentino o Página 12 a Alberto Fernández. Mencionar el día en que lo levantaron del aire en el canal de Cristóbal López con el periodista que luego sería censurado de esa señal. O a un Sergio Massa que decía, en el 2015, que echaría del Estado a los ñoquis de la Cámpora.

Pero dicen que vuelven mejores y buenos. Que Cristina cambió. El nuevo relato de la “unión de los argentinos” (una especie de Pacto de Impunidad y Olvido para Todes) se contradice con la sangre y venganza que reclaman los fanáticos de Ella. En las redes, fogoneados por pseudo periodistas que se abrazaban a los chorros de antaño en busca de jugosos contratos y el simbólico elogio público de la Señora, profundizan los pasos a seguir: Quitarle la comida de los almuerzos a Mirtha Legrand, entrar de lleno en Clarín y derrocar al “periodismo de guerra”, arrodillar a los periodistas de investigación y meterlos presos con la excusa de la doctrina Ramos Padilla, masacrar a los arrepentidos, escrachar al votante de “Macri Gato” y devolverle aire, guita y prestigio a 678 y demás inventos propagandísticos de los tiempos en que Massa era jefe de gabinete de Cristina. Porque, en el fondo y en la superficie, todos unidos triunfarán: Unidos jamás serán vencidos.

https://www.eltrecetv.com.ar/videos/periodismo-para-todos-2019/final-de-argentina-tierra-de-rencor-y-venganza-el-tribunal-define_116616

El peronismo es el partido del poder en la Argentina. Pueden ser los más liberales de Sudamérica -años 90-, privatistas o estatistas, cercanos al Imperio Yanqui o a Irán/Rusia y Angola. Lo que los une es el poder, los negocios y un discurso a favor de los más humildes que son su principal base de apoyo. El pueblo subsiste en sus gobiernos, tiene alegrías simbólicas y reivindicaciones discursivas pero nacerá, tendrá hijos, nietos y encontrará la muerte en la pobreza. Sin agua, cloacas, cemento -el que no se come- ni una calle digna. Esclavizado del puntero, el matón del barrio o el transa.

Durante su gestión, Macri no usó a los pobres pero no los pudo ni supo liberarlos de los que lucran con la pobreza. Fue “neoliberal” pero aumentó los planes sociales. ¿No es contradictorio?

Sigue…

Origen:periodismoypunto.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.