Fue detenido por manifestación ilegal, delito castigado con entre 3 y 5 años de cárcel y multas de 5.000 dólares de Hong Kong (577 euros).

Sigue…

Origen: EL ESPAÑOL