Alberto Fernández analiza descongelar la relación con Maduro y rechazar a Guaidó como presidente venezolano

Por 

Además estudia cancelar las cartas credenciales de la embajadora Elisa Trotta que fueron avaladas por el gobierno de Mauricio Macri, y no descarta invitar a su asunción a un enviado del líder populista venezolano

Alberto Fernández se niega a hablar de una dictadura en Venezuela

Alberto Fernández se niega a hablar de una dictadura en Venezuela

La decisión de Fernández de desconocer a Guaidó y a su embajadora en Buenos Aires pondrían al presidente electo en un virtual enfrentamiento con la comunidad de exiliados venezolanos que viven en la Argentina y tienen muy buena relación con Trotta.

De hecho, cuando Faurie le entregó a a la embajadora de Guaidó las cartas credenciales la Cancillería emitió un comunicado en el que sostuvo que Trotta “representa para todos los venezolanos residentes en nuestro país la autoridad máxima”. Todo esto volverá a foja cero según lo definió Fernández en una nueva estrategia de diferenciación de Macri en materia de política exterior.

Hace 20 días Trotta abrió un “consulado paralelo” al que tiene el régimen de Maduro en Buenos Aires. La embajadora de Guaidó denominó ese lugar como un sitio de trámites diplomáticos para el “Registro Único Consular en Línea” para los venezolanos residentes en la Argentina. El gobierno entrante desconocerá por completo esa sede.

Fernández buscará mantener un diálogo con Maduro y junto con el presidente de México, Manuel López Obrador y otros líderes regionales, buscará dar con una salida a la crisis de Venezuela. Así fue como se planteó en la última reunión cumbre de dirigentes progresistas del denominado Grupo Puebla.

No obstante, Fernández mantendrá una posición crítica de la situación de Venezuela. Apenas ganó las elecciones, el presidente electo recibió las felicitaciones de Maduro y Fernández le agradeció por Twitter pero le subrayó la necesidad de la “vigencia de la democracia” en Venezuela.

También Fernández destacó en ese momento que “América Latina debe trabajar unida para superar la pobreza y desigualdad que padece. La plena vigencia de la democracia es el camino para lograrlo”.

Sin embargo, el presidente electo se niega a calificar como una dictadura al régimen de Maduro y buscará hacer un fuerte equilibrio para mantener con Caracas un nivel de diálogo permanente. Esta es la misma postura que ya planteaba Cristina Kirchner cuando estuvo a cargo de la Presidencia. Es una estrategia en común que el presidente electo mantendrá con la futura vicepresidenta.

Origen: Infobae

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .