Hugo Balderrama

Durante la época anterior a las elecciones de diciembre del 2005, Evo Morales Ayma y Álvaro García Linera montaron una campaña política basada en el miedo –si consideramos que Evo Morales y sus cocaleros habían destrozado Bolivia, era obvio que les resultaría-. Por ejemplo, el 8 de septiembre del 2005, Morales manifestó lo siguiente: «Cuando seas presidente ¿Qué harás con el bloqueo de caminos? Yo les digo: como el bloqueador se va a bloquear». Aunque dicho con torpeza, el mensaje del miedo empezaba a aparecer y sería ampliado por el candidato a vicepresidente. Verbigracia, García Linera, el 24 de octubre expresó lo siguiente: «Sólo nosotros garantizamos gobernabilidad. Todos los grandes movimientos sociales están de nuestro lado. Los cinco grandes movimientos que pueden paralizar el país con procesos de desestabilización están en el MAS».

Inmediatamente pasada las elecciones, Evo Morales empezó una gira que incluía: España, Francia, Bélgica, Sudáfrica, China, Brasil, Argentina e Irán –pero la última parada no se pudo realizar, porque los mandones iraníes se negaron a que un avión fabricado en EEUU aterrice en sus tierras-. En Sudáfrica también tuvo un tropiezo, ya que a Morales le fue imposible lograr una entrevista con Nelson Mandela. De esa manera, se frustraba el plan de conseguir la foto Morales & Mandela.

En Europa las cosas fueron diferentes, el romanticismo del «del buen salvaje» seguía vigente. Todavía recuerdo impactado la forma como los europeos adoptaron la evomania –la moda de usar el mismo sweater multicolor de Morales-, y como rápidamente Evo se convirtió en la nueva estrella pop de la izquierda del viejo mundo.

Sigue…

Origen: misesreport