Rusia afirma haber probado con éxito su propia versión de Internet, completamente desconectada de la red mundial para garantizar el control.

Adrián Raya

Rusia va camino de aislarse completamente del resto del mundo, al menos en lo que respecta a Internet. El país dirigido por el impertérrito Vladimir Putin ha dado los pasos necesarios en los últimos meses para ello y ahora lo ha conseguido.

Las aspiraciones rusas ya no son ningún secreto. El objetivo no es sólo impedir la influencia extranjera bloqueando el acceso a determinados sitios, como ya hace China con su “gran cortafuegos”. No, el proyecto ruso es incluso más ambicioso, e implica desconectar a la mayor parte del país del Internet que usa el resto del mundo.

Este es uno de los grandes proyectos de Putin, y el tipo de maniobra para la que se necesita una influencia poco común, ya que implica no sólo control sobre el Gobierno sino también sobre las operadoras que ofrecen el acceso a Internet. Justo eso es lo que está al alcance del gobierno ruso, y lo que le va a permitir un control sin precedentes sobre las comunicaciones del país.

Sigue…

Origen:  EL ESPAÑOL