Como ya ocurrió muchas veces en la historia argentina, el Banco Central se puso a emitir billetes para cubrir el rojo del déficit fiscal.

Rumbo al desastre: el Gobierno decretó la inconvertibilidad del peso y expande la base monetaria para «poner dinero en el bolsillo de la gente». (Twitter)

Cuando asumió Mauricio Macri en diciembre de 2015 y presentó su plan económico, o mejor dicho, su «no plan económico», desde estas columnas advertimos que el programa estaba condenado al fracaso. La falsa idea de «gradualismo» y el endeudamiento externo como financista de un déficit que no se cortaba, mientras se esperaba un crecimiento improbable, repitió el error del primer plan de la dictadura militar y su ministro de Economía, Martínez de Hoz. La historia anunciaba un desastre más que anunciado.

Hoy, una vez más, a pocos días del inicio del nuevo Gobierno peronista, lamentablemente se percibe venir el otro fracaso repetido de la historia argentina: el que suele venir después de los experimentos heterodoxos de discurso liberal, pero de continuidad populista en todas las cuestiones de fondo. Es decir, el populista irresponsable puro y duro. El desastre al que puede llevar este camino puede ser semejante al generado por Raúl Alfonsín, primer presidente de la democracia moderna (1983-1989).

Sigue…

Origen: Panampost

Seguimos aplicando las mismas recetas desde hace 70 años ,no aprenden y no quieren bajar el gasto monumental del Estado y perder sus privilegios