Pocas estadísticas educativas están disponibles, y son altamente sospechosas.

Por Paul E. Peterson

Origen: wsj.com