A los socialistas, les digo: Esta es la clase de emergencia en la que puedes brillar. No hay necesidad de esperar a que el gobierno actúe. En este ambiente de pánico, ¡puedes mostrar el camino! (Efe)

La pandemia del virus de Wuhan puede enseñarnos muchas lecciones nuevas antes de que termine, en ciencia, higiene, relaciones interpersonales, economía y más, pero una cosa es ya claramente evidente. Los socialistas necesitan autoaislarse.

No están aprendiendo nada de la crisis. De hecho, estos justos oponentes de la explotación la están explotando para promover su añejo y tóxico brebaje de poder estatal concentrado como la solución a cada problema, incluso cuando el propio Estado es cómplice de la gravedad del problema

Por ejemplo: «En las pandemias, todos somos socialistas», declara Ross Barkan en la revista City and State. Lo siento, Ross, pero no hablas en mi nombre. No voy a evitar un virus y abrazar uno peor. Barkan piensa que la ganancia es el problema en el sistema de salud y si solo le entregamos todo al gobierno federal, podemos eliminar la ganancia y todos obtendremos un mejor cuidado de la salud «gratis».

Pero espera, ¡hay más! Justo cuando pensabas que un virus requería tal vez medicamentos o máscaras faciales, el aspirante a médico Barkan dice que pide a gritos la «estabilización del alquiler disponible para cualquiera» y la propiedad gubernamental de los servicios públicos. Así es. ¿Enfermedad en la tierra? ¡Agarren la compañía eléctrica!

La ex bartender, ahora experta en todo, Alexandria Ocasio-Cortez, declara que las medidas para combatir el virus deben incluir «hacer movimientos hacia permisos pagados, alivio de la deuda, renunciar a los requisitos de trabajo, garantizar la atención médica, el UBI (“Universal Basic Income” ó Ingreso Básico Universal), alivio de la detención», etc. Pareciera que el gobierno federal debería ser golpeado con un mal caso de superávit presupuestario y la desaparición de la deuda.

El increíblemente exitoso solucionador de problemas Bernie Sanders se tomó un tiempo de servicio público desinteresado para afirmar que la pandemia es una prueba de que tenemos demasiadas compañías de seguros compitiendo. (¿Comprendes eso?) Reemplázalas, explica, con una sola grande en Washington que dispense Medicare para todos. Admite libremente que no sabe ni le importa cuántas decenas de trillones de dólares podría costar. Coincidentemente, esa es precisamente la misma actitud que mis perros toman con respecto a las facturas enviadas por el veterinario.

Alardeando un currículum no más sofisticado que el de «activista social», Alexis Isabel pronuncia descaradamente en su brindis de aguacate que «esta pandemia está mostrando cómo EE.UU. ha fracasado al promover el individualismo en lugar del colectivismo». Por favor, que alguien le informe que el virus se originó en la China unipartidista y colectivista, cuyo régimen mintió sobre ello y encarceló a disidentes individuales que trataron de advertirnos.

Sí, estas reacciones frente a la pandemia confirman mis peores temores sobre los socialistas. Son charlatanes, vendedores de aceite de serpiente, estafadores, timadores. Mientras otros derraman sus corazones y tesoros para ayudar a la gente que sufre y resolver una calamidad, estos pontificadores proponen remedios similares a la sangría medieval.

A los socialistas, les digo: Esta es la clase de emergencia en la que puedes brillar. No hay necesidad de esperar a que el gobierno actúe. En este ambiente de pánico, ¡puedes mostrar el camino! Todo lo que tienes que hacer es reunir a tus camaradas libres de virus, vender tus posesiones y compartir las ganancias comunalmente. Si este tipo de «hermandad» tuvo alguna oportunidad de éxito, entonces seguramente es ahora. En un escenario de desastre, la gente está dispuesta a probar cualquier cosa.

Una vez que se hayan reunido, pueden imponerse impuestos unos a otros hasta que se sientan satisfechos. Pueden imponerse regulaciones a ustedes mismos, cuantos más sean, mejor. Si atrapan a alguien haciéndose rico generando riqueza para alguien más sin permiso, pueden vilipendiarlo y expulsarlo. Incluso pueden hacerles cheques personales al gobierno; de hecho, enviarles todo lo que tengan, si quieren. El país se maravillará con el ejemplo que darán.

Nada le impide a los socialistas hacer cualquiera de estas cosas por acuerdo voluntario entre ellos. Esa es una de las grandes ventajas del capitalismo: usted y sus amigos pueden voluntariamente practicar el socialismo si así lo desean, mientras que una gran desventaja del socialismo es que no se puede practicar el capitalismo hasta que el socialismo fracase tan miserablemente que hasta sus aduladores tiren la toalla.

Pero una apuesta segura es que en un mundo de unos ocho mil millones de personas, ni un solo socialista hará el más mínimo intento de hacer cualquiera de estas cosas. La idea del socialismo, que explica la hipocresía inherente de sus defensores, es no practicar libremente lo que predica. Es usar el poder para obligarle a otros a practicar lo que ellos predican.

No hay duda de que los momentos extraordinarios requieren respuestas extraordinarias, incluso del gobierno. Se puede argumentar que al menos algunas medidas para combatir un virus invasor es una cuestión de defensa nacional, el propósito más legítimo del gobierno y el que los socialistas suelen ser los más reacios en apoyar. El objetivo de este artículo no es ofrecer todas las respuestas correctas aunque supiera cuáles son, sino más bien advertirnos a todos que no perdamos la cabeza, ni inflemos las capacidades del Estado, ni recibamos un montón de nuevos problemas sacando las conclusiones equivocadas e imponiendo las “no secuelas” como política a largo plazo.

En un poderoso comentario en la edición del 20 de marzo de The Wall Street Journal, Kimberley Strassel lo dice sin rodeos:

Esta es la lección del virus hasta ahora: confiar únicamente en la burocracia del gobierno es una locura. En la medida en que Estados Unidos este sobrellevando este momento, es en gran parte gracias a la fuerza, el ingenio y la flexibilidad de nuestros prósperos y competitivos jugadores capitalistas.

«Las compañías farmacéuticas», señala Strassel, «salvarán vidas, incluso a pesar de que Bernie Sanders las denuncie».

Si la pandemia realmente aboga por un impulso a corto plazo del gasto gubernamental, recordemos que los déficits casi récord en tiempos de paz en una economía en auge (sobre todo por cosas que los socialistas favorecen y de las que exigen más) nos ponen en una terrible posición financiera para permitir nuevos gastos. Por su locura fiscal, el gobierno federal no merece más poder, dinero y culto, sino la más dura calumnia por su desesperada mala administración.

Antes de abrazar más gobierno para rescatar a un sector privado que se hunde, hagamos una pausa y apreciemos que es el sector privado, incluso en una crisis, el que rescata al sector gubernamental todos los días de la semana. ¿Dónde estaría el gobierno si no hubiese un sector privado para pagar sus impuestos y comprar su creciente deuda? ¿Cuánto podría gastar si los particulares y las empresas no lo ganaran en primer lugar?

Naturalmente, deberíamos desconfiar de cualquier ideología que requiera una pandemia mundial mortal para que su caso sea superficialmente viable, aunque solo sea a corto plazo. Seguramente, la necesidad de volver a meter al genio estatista en la botella cuando esto termine será existencialmente urgente, o el costo a largo plazo sobre nuestras libertades y la economía podría superar cualquier victoria que logremos a corto plazo contra el virus. Sin embargo, los colectivistas nos dicen que quieren un comportamiento pandémico del gobierno ahora y para siempre, con o sin crisis.

En el siglo XIV, la Peste Negra arrasó con un tercio de la población europea. En esos tiempos supersticiosos, los gobiernos respondieron de muchas maneras contraproducentes. Pero, afortunadamente, el mundo no descendió a una Edad Oscura permanente. Los centros de poder y coacción comenzaron a derrumbarse ya en el Renacimiento del siglo XV, seguido por la Reforma del XVI y la Ilustración del XVIII. El mundo era inimaginablemente más libre en el siglo XIX que nunca antes, y más próspero en muchos órdenes de magnitud debido a ello. El socialismo podría haber institucionalizado la miseria de la Peste Negra, pero afortunadamente el mundo fue lo suficientemente inteligente como para moverse en otras direcciones.

El socialismo es un virus intelectual, y es más mortal que el de Wuhan. Hay hordas de venezolanos, cubanos, norcoreanos y exciudadanos del bloque del Este que dan fe de ello. Si alguien necesita un breve curso de actualización sobre el tema, aquí hay una lista de artículos recientes que plantean preguntas sobre el papel del gobierno en la presente emergencia en lugar de apoyar ciegamente su dudosa y masiva expansión:

PanamPost – EFE


Lawrence W. Reed es presidente emérito, miembro principal de la familia Humphreys y embajador de Ron Manners para Global Liberty en la Fundación para la Educación Económica. También es autor de Real Heroes: Incredible True Stories of Courage, Character, and Conviction y Excuse Me, Professor: Challenging the Myths of Progressivism.

Origen:  Libertad USA