Libertad Digital ha tenido acceso al escrito de imputación por narcotráfico de Maduro presentado por el fiscal general de EEUU, William P. Barr.

El Cártel de los Soles, bajo el liderazgo de Nicolás Maduro, usó la cocaína como arma contra América e introdujo la mayor cantidad posible en los Estados Unidos”. Ésta es sólo una de las afirmaciones que recoge el escrito de imputación contra el dictador venezolano por delito de narcotráfico, presentado la semana pasada por el fiscal general de EE.UU., William P. Barr.

El escrito de 28 páginas, al que ha tenido acceso Libertad Digital, firmado por el fiscal del Distrito Sur de Nueva York, Geoffrey Berman, responsabiliza a Maduro de tráfico internacional de drogas junto a los narcoterroristas colombianos de las FARC y otros dirigentes y exdirigentes venezolanos. De hecho, el Gobierno de EE.UU. ofrece una recompensa de 15 millones de dólares a cambio de información sobre Maduro, y 10 millones por información que conduzca a la detención de los otros dirigentes chavistas.

Tal y como describe la Fiscalía estadounidense, “el Cártel de los Soles es una organización de tráfico de drogas venezolana integrada por altos funcionarios que abusaron del pueblo y que corrompieron las instituciones legítimas de Venezuela, incluyendo parte de los militares, el aparato de inteligencia, el poder legislativo y el poder judicial, para facilitar la introducción de toneladas de cocaína los Estados Unidos”. “El nombre del Cártel de los Soles hace referencia a las insignias de sol fijadas en los uniformes de los militares de alto rango venezolanos que son miembros del Cártel”, añade.

Según el escrito, “Maduro ayudó a dirigir y, en última instancia, liderar el Cártel de los Soles cuando llegó al poder en Venezuela. Bajo la dirección de Maduro y de otros, el Cártel de los Soles buscó no sólo enriquecer a sus miembros y aumentar su poder, sino también ‘inundar’ los Estados Unidos con cocaína y causar efectos perjudiciales y adictivos de la droga en ciudadanos de este país”.

Nicolás Maduro negoció los envíos de varias toneladas de cocaína producida por las FARC, ordenó que el Cártel de los Soles proporcionara armas de uso militar a las FARC, coordinó acciones exteriores con Honduras y otros países para facilitar el tráfico de drogas a gran escala; y solicitó la asistencia de los líderes de las FARC en la formación de un grupo militar no autorizado que funcionaba, en esencia, como una unidad de las fuerzas armadas para el Cártel de los Soles”, relata la Fiscalía de EEUU.

El Ministerio Fiscal norteamericano afirma que “las FARC y el Cártel de los Soles envió cocaína procesada desde Venezuela a los Estados Unidos a través de puntos de transbordo en el Caribe y Centroamérica, como Honduras. En torno al 2004, el Departamento de Estado de EE.UU. estimó que 250 toneladas o más estaban transitando por Venezuela al año. Los envíos marítimos fueron enviados al norte de la costa de Venezuela usando vasos barcos de pesca rápidos y barcos de contenedores. Los envíos aéreos eran a menudo enviados desde pistas clandestinas, por lo general hechas de tierra o hierba, concentradas en el Estado Apure”.

“Proporcionaron a las FARC ametralladoras y explosivos”

El escrito de Imputación de la Fiscalía de Estados Unidos señala además que Nicolás Maduro y otros de sus dirigentes “se coordinaron con las FARC en la conspiración narcoterrorista con el fin de transportar y distribuir estos grandes cargamentos de cocaína; beneficiarse y hacer que otros participen en la provisión de fuerte seguridad armada para proteger los cargamentos de cocaína o propiciar que grandes cantidades de cocaína incautada previamente fuera vendida a traficantes de droga a cambio de millones de dólares”.

También les acusa de “interferir en las investigaciones criminales y casos pendientes de tráfico de drogas en Venezuela y en otros lugares; y proporcionar ayuda a las FARC con armas militares, incluyendo ametralladoras, munición, lanzacohetes, y explosivos”.

La Fiscalía de EEUU también dirige su acusación penal contra Diosdado Cabello, presidente de la “ilegítima” Asamblea Constituyente; Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia; Vladimir Padrino, ministro de Defensa; Hugo Carvajal, exdirector de la inteligencia militar; Cliver Alcalá, general retirado y Tareck El Aissami, ministro de Industria y Producción Nacional.

Origen: libertaddigital