El empresario de seguros Carlos Rosales, actual protesorero de San Lorenzo, forma parte del grupo de confianza de Tinelli. Ofreció $80 millones para comprar el grupo Indalo y $2000 millones para quedarse con Garbarino y sanear sus cuentas. De “comer asados de garrón”, hace tan sólo 7 años, a un crecimiento patrimonial imparable. Una grave denuncias por estafa y un pasado como empleado en la gobernación de Daniel Scioli.

Su rostro es desconocido para la mayoría de los argentinos. Sin embargo, “Charly” Humberto Rosales apuesta fuerte. Intentó, hace poco tiempo, adquirir, a través de su grupo Papyrus, el diario Ámbito Financiero, las radios FM Pop, One, Mega y el sitio Minuto Uno. Pero no tuvo éxito. Ahora vuelve a la carga con un plan “cash” de nada menos que 2000 mil millones de pesos para tomar el control de una de las cadenas de electrodomésticos más importantes del país: Garbarino. Y tendría ´luz verde´ de Armando Cavalieri, el titular del Sindicato de Comercio, al que pertenece la mayoría de los empleados de la cadena, que sufre por estos días todo tipo de reclamos de sus clientes en las ventas on-line y acumula un millonario pasivo con bancos y proveedores.

Pero ¿de dónde saca tanta solidez financiera Rosales para semejante nivel de operaciones? Su principal bastión es el grupo asegurador PROF, una compañía con origen en Rio Negro que se mudó a un exclusivo edificio de Recoleta.

Hay una situación recurrente: el excesivo y extraño interés en ´salvar´ compañías de la quiebra. Como titular de PROF, convocó en 2017 a un inversor llamado Alberto Castro para hacer un aporte de capital de 12 millones de dólares. La situación de la aseguradora era delicada en ese año, con un déficit abismal que amenazaba con el cierre.

sigue…

Origen: periodismoypunto