The Progressive , una publicación fundada en 1909 en Madison, Wisconsin, afirma cuestionar cualquier cosa, pero cuando se trata de Cuba, se ha tragado el anzuelo, la línea y el hundimiento de la información errónea del régimen de Castro sobre la vigilancia. El 18 de junio de 2020 publicaron un artículo titulado “Corresponsal extranjero: Lecciones policiales desde Cuba” de Reese Erlich que afirma “Al contrario de la imagen de comunistas brutales y represivos, la policía en Cuba ofrece un ejemplo instructivo para activistas en los Estados Unidos”.

El mismo día,  Havana Times  publicó un artículo de IPS-Cuba titulado ” ¿Es legal tomar fotos o videos de la policía en Cuba? ” El caso de George Floyd se dio a conocer porque su muerte fue registrada por un civil que presenció los hechos mientras transpiró, y luego subió el video y lo compartió con otros. Ahora la pregunta es ¿sería legal hacer eso en Cuba? Según el abogado cubano Humberto López preguntó el pasado miércoles 10 de junio, sobre un episodio de su “ Hacemos Cuba“El programa de televisión” grabar al oficial de policía no es ilegal o constituye un delito “pero” si esta imagen se carga en una plataforma digital sin el consentimiento de esta persona, entonces la está utilizando sin su autorización “, violaría el derecho a la privacidad de el oficial de policía en virtud del artículo 48 de la Constitución cubana. El abogado cubano agregó “que si la intención de la publicación es difamar las acciones de la policía (no dijo si importaba si estas acciones eran correctas o incorrectas), es una violación administrativa, que está sujeta a una multa, porque viola el Decreto Ley 370 aprobado en 2018 por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones “. 

Silverio Portal Contreras, preso de conciencia

Silverio Portal Contreras, preso de conciencia

Por lo tanto, si Estados Unidos adoptara este enfoque cubano, cualquier persona que grabe a un oficial de policía, entonces compartir esa imagen en una plataforma digital estaría violando su derecho a la privacidad, y si lo que graban al oficial de policía, si sus acciones fueron correctas o mal, serían multados y si no pagaban la multa estarían sujetos a prisión.

Una ley, siguiendo el modelo de Cuba, requeriría que quienes graban a la policía dentro o fuera del trabajo obtengan la aprobación del oficial de policía grabado antes de compartir el video con cualquier plataforma digital. Afortunadamente, la Primera Enmienda prohíbe tales restricciones en los Estados Unidos y también entra en conflicto con los instrumentos internacionales de derechos humanos, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de la cual Cuba es signataria, a pesar de que el documento está censurado en la isla.

Según un informe del 13 de enero de 2020 en The New York Times, un ex juez de alto rango en Cuba proporcionó documentos que “mostraron que aproximadamente el 92 por ciento de los acusados ​​en los más de 32,000 casos que van a juicio en Cuba cada año son declarados culpables Casi 4.000 personas cada año son acusadas de ser “antisociales” o “peligrosas”,  términos que el gobierno cubano usa para encarcelar a personas que representan un riesgo para el status quo, sin haber cometido un delito “.  Además, el artículo dice que “los registros muestran que el sistema penitenciario de Cuba retiene a más de 90,000 prisioneros. El gobierno cubano solo publicó públicamente la cifra una vez,  en 2012,  cuando afirmó que 57,000 personas fueron encarceladas”.

Según el  Instituto de Investigación de Políticas de Crimen y Justicia , según el artículo del 13 de enero de 2020  de EuropaPress , Cuba tiene hoy la mayor población de prisiones per cápita del mundo.

Estados Unidos, a diferencia de Cuba, ofrece informes periódicos sobre su sistema penitenciario y permite que el Comité Internacional de la Cruz Roja acceda a su prisión, incluidas las áreas de alta seguridad, como la prisión de la Base Naval de Guantánamo. La razón por la que  tanto se sabe  y se documenta sobre los abusos con respecto a los prisioneros allí es porque el Comité Internacional de la Cruz Roja ha visitado el centro de detención de Guantánamo en Estados Unidos   más de  100 veces  desde 2001.

Mientras tanto,  en los últimos 20 años,  el gobierno cubano no permitió visitas del Comité Internacional de la Cruz Roja a las cárceles de Cuba. El régimen de Castro consideró  permitir una visita en 2013 , pero decidió no hacerlo.

El régimen de Castro ha demostrado al no permitir que los observadores internacionales ingresen a sus cárceles que está fuera de la vista de la mayoría de los índices internacionales, y obtiene el beneficio de la duda de las “publicaciones progresivas”.

Sin embargo, hay momentos que resaltan la brutalidad del régimen.

Tres jóvenes negros ejecutados por pelotones de fusilamiento por intentar salir de Cuba.

Tres jóvenes negros ejecutados por pelotones de fusilamiento por intentar salir de Cuba.

Lorenzo Enrique Copello Castillo, Bárbaro Leodán Sevilla García  y  Jorge Luis Martínez Isaac , fueron  fusilados por un pelotón de fusilamiento  luego de un rápido “juicio” en 2003 por intentar abandonar Cuba. El 2 de abril de 2003, once cubanos secuestraron un ferry que viajaba a Regla desde La Habana con 40 personas a bordo con la intención de viajar a los Estados Unidos de América, pero se quedaron sin combustible a 28 millas de la costa cubana y fueron remolcados de regreso a la isla. A pesar de las amenazas verbales contra la seguridad de los pasajeros para mantener el control de la embarcación, la situación, según las autoridades, terminó sin violencia y que “todos los que habían estado a bordo fueron rescatados y salvados sin siquiera un disparo o un rasguño “. Los secuestradores  fueron juzgados por el “Tribunal de Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Popular de La Habana. El Tribunal aplicó el procedimiento sumario especialmente acelerado contemplado en los artículos 479 y 480 de la Ley de Procedimiento Penal, y fue declarado culpable. Apeló su sentencia, y fue rápidamente denegada. A diferencia de los Estados Unidos, el Poder Judicial en Cuba no es independiente del Ejecutivo.

En la  madrugada  del 11 de abril de 2003, tras la decisión dictada por el Consejo de Estado, se ejecutaron las condenas y el escuadrón de fusilamiento ejecutó a Lorenzo Enrique Copello Castillo, Bárbaro Leodán Sevilla García y Jorge Luis Martínez Isaac. Nueve días después del secuestro y tres días después del juicio.

El gobierno cubano también sabía cómo manejar las consecuencias y evitar la publicidad negativa.

Los familiares fueron  informados de las ejecuciones sumarias de sus seres queridos  después de que ya habían sido enterrados.

Ramona Copello llora la ejecución de su hijo Lorenzo Enrique en 2003

Ramona Copello llora la ejecución de su hijo Lorenzo Enrique en 2003

Ramona Copello, Madre de Lorenzo Enrique Copello, entrevistada por Associated Press, describió cómo: “Llegaron a mi casa a las 6 de la mañana y llamaron a la puerta y me dijeron que fuera al cementerio a las 10:00. Ya estaba muerto y enterrado. Ve al cementerio a las 10 (am) para que podamos decirte dónde está enterrado tu pariente. Eso fue todo. Ya estaba enterrado, estaba cubierto. Pregunté e imploré e incluso me arrodillé para que me dejaran ver su rostro. Como son mentirosos, no podía creer que fuera él. Descubrí la cripta. La descubrí porque quería ver si realmente era él, pero no podía ver su rostro porque llegaron la seguridad y la policía. No pude ver su rostro. No estoy seguro de si es mi hijo o un perro enterrado allí “.

Lorenzo Enrique tenía 31 años y dejó a una viuda y una hija de 11 años, que vieron por última vez a su padre el 10 de abril de 2003. Trabajó como cuidador en un centro de salud.

Bárbaro Leodán Sevilla ejecutado en 2003

Bárbaro Leodán Sevilla ejecutado en 2003

El 12 de abril de 2003, el periódico español  El País,  sobre cómo  reaccionó otra familia . “Según testigos presenciales, en el barrio del centro de La Habana, donde vivía Bárbaro Leodán Sevilla, que tenía 21 años, se registraron algunos incidentes cuando se informó de la ejecución a su familia. La madre de Sevilla sufrió un colapso nervioso al escuchar la noticia y salió. de la casa gritando contra el gobierno y llorando, a lo que se unieron docenas de vecinos. La policía llegó para controlar la situación y mantuvo el área acordonada todo el día “.

El 25 de abril de 2003, Fidel Castro apareció en televisión para defender las tres ejecuciones y mostrar juicios contra disidentes no violentos que habían tenido lugar en paralelo. La transcripción oficial  omitió los comentarios no escritos  del viejo dictador que se refirió a los tres hombres ejecutados como los “tres negritos”, que se traduce al inglés como las “tres selecciones”.

A diferencia de los Estados Unidos, todos los medios de comunicación en Cuba están controlados por el Partido Comunista de Cuba, y cualquier declaración embarazosa o inconveniente puede desaparecer y borrarse de la vista del público.

Orlando Zapata Tamayo, un preso de conciencia cubano negro  fue sometido a tortura física y psicológica sistemática  entre 2003 y 2010, y tras su muerte el 23 de febrero de 2010 fue sometido a una campaña de vilipendio por parte de las autoridades comunistas de Cuba. La madre de Orlando, Reina Luisa Tamayo, denunció el maltrato de su hijo y levantó una camisa manchada de sangre que pertenecía a su hijo, quien había sido golpeado por los guardias de la prisión, por rechazar la reeducación comunista y seguir denunciando violaciones de los derechos humanos en las cárceles.

Reina Luisa Tamayo, con la camisa manchada de sangre de su hijo

Reina Luisa Tamayo, con la camisa manchada de sangre de su hijo

Han pasado diez años desde su  prematura muerte , pero muchos dentro y fuera de Cuba continúan exigiendo justicia para él y su familia. El siguiente cartel dice “Décimo aniversario de su martirio: sus asesinos continúan sin ser juzgados” y debajo dice “Orlando Zapata Tamayo: mártir por la liberación del pueblo cubano”, seguido de su fecha de nacimiento y el día de su muerte.

Las vidas negras importan, sin duda, pero la pregunta que surge necesariamente es ¿importan en todas partes, independientemente de la ideología? Surge necesariamente porque el liderazgo de la organización Black Lives Matter, a pesar de los ejemplos anteriores (que son la punta del iceberg) nunca planteó estos casos, sino que  lloró la muerte  de Fidel Castro en noviembre de 2016 y defendió de manera más impactante   lo que hoy es un  La dictadura de la minoría blanca  en Cuba, mientras permanece en silencio sobre estas continuas injusticias contra los cubanos negros como Silverio Portal Contreras, un preso de conciencia de Amnistía Internacional  , que cumple una condena de cuatro años de prisión por “desprecio” y “desorden público”. Fue  golpeado por funcionarios de la prisión. a mediados de mayo de 2020 y perdió de vista en un ojo.

Havana Times , 18 de junio de 2020

Origen: Center for a FREE Cuba