El asesinato de Fabián Gutiérrez ha devuelto a primer plano los escándalos y sospechas de corrupción que rodean al kirchnerismo.

AFP

El asesinato de Fabián Gutiérrez, quien fuera secretario personal de la ex presidenta argentina Cristina Fernández, ha devuelto a primer plano los escándalos y sospechas de corrupción que rodean al kirchnerismo. Gutiérrez fue detenido en 2018 y entonces se convirtió en testigo arrepentido y denunció las comisiones ilegales cobradas durante años por la actual vicepresidenta y su marido Néstor -fallecido en 2010-. Se cree que el matrimonio habría llegado a robar cantidades mareantes de entre 10.000 y 21.000 millones de dólares, tanto para enriquecerse personalmente como para alimentar una maquinaria de poder a través de la corrupción. El crimen de quien declaró cómo Cristina Fernández manejaba bolsas de basura cargadas de dinero es inquietante. Y parece evidenciar que algunos están muy interesados en la impunidad para la todopoderosa política.

Origen: ELMUNDO