Alejandro A. Tagliavini

Por Alejandro A. Tagliavini*

                  Mientras que el Balance de la Fed equivale al 33,1% del PBI, el de la Eurozona ya está en el 53,9% y ambos prometen seguir subiendo.

Claro que las monedas de ambos tienen una alta demanda global y eso ayuda a que la inflación no llegue a hiper, por el contrario, si al BCRA se le ocurriera hacer algo del estilo estallaría por los aires.

                     Hoy el volumen global de deuda por el que los tenedores pagan a los emisores, es decir, con tasas negativas, supera los US$ 15,9 B, aun así, muchos los buscan ya sea por razones institucionales o por “perder menos” dada la inestabilidad de otras inversiones. Y los analistas prevén que esto continúe al menos hasta 2022 dada las políticas de los bancos centrales. La distorsión -la “nueva normalidad” financiera- ha llegado al punto de que ya existen “bonos…

Ver la entrada original 969 palabras más