En pocas palabras, hay menos prosperidad en las naciones con gobiernos fuertes comparado con las naciones de gobiernos más débiles.

Cuando escribo sobre el socialismo, a menudo señalo que hay una diferencia entre la forma en que los economistas lo definen (propiedad del gobiernoplanificación central y control de precios) y la forma en que la gente normal lo define (muchos impuestos, redistribución e intervención).

Estas definiciones son borrosas, por supuesto, por lo que he creado una “diapositiva del socialismo” para mostrar cómo los países a menudo son una extraña mezcla de mercados y gobierno.

Pero una cosa que sí es clara es la evidencia de lo que funciona. En pocas palabras, hay menos prosperidad en las naciones con un gobierno grande en comparación con las naciones con un gobierno pequeño.


Y no importa si el socialismo es el resultado de la democracia o la tiranía.

Kristian Niemietz trabaja en el Instituto de Asuntos Económicos de Londres. Explicó para CapX que mezclar la democracia con el socialismo no arregla nada:

Mencione los fracasos económicos de los países del antiguo bloque del Este, o de la China maoísta, o de Vietnam del Norte, o hoy, de Cuba o Venezuela o Corea del Norte, y la respuesta será invariablemente: “¡Pero eso fue una dictadura! Eso no tiene nada que ver conmigo, ¡soy un socialista democrático!” …”[S]ocialismo significa ‘democracia económica’… Pero los… fracasos económicos del socialismo nunca tuvieron nada que ver con la falta de democracia. La democratización mejora muchas cosas, y es deseable por muchas razones. Pero no hace, por sí misma, que los países sean más ricos. …La literatura empírica sobre este tema no encuentra relación alguna entre el desarrollo económico y el sistema de gobierno. …Si los socialistas quieren argumentar que la democracia era el ingrediente mágico que faltaba… ¿Cómo habría cerrado la democracia exactamente la brecha económica entre Alemania Oriental y Occidental, o Corea del Norte y del Sur, o Cuba y Puerto Rico, o la China maoísta y Taiwán, o la República Popular de Angola y Botswana, o Venezuela y Chile?

Mientras tanto, Kevin Williamson señaló en National Review que el socialismo de posguerra en el Reino Unido fracasó por la misma razón que el socialismo fracasa en cualquier lugar y en todas partes donde se intenta:

La historia nos aconseja considerar el primer adjetivo de “socialista democrático” con cierto escepticismo. …el socialismo que redujo al Reino Unido de potencia mundial a un remanso preindustrial intermitente en la era de la posguerra era completamente democrático. …En los Estados Unidos, usamos la palabra “democrático” como si fuera un sinónimo de “decente” o “responsable”, pero el 51% de la gente puede destruir un país tan fácil y completamente como el 10% de ellos. …Los problemas del socialismo son problemas del socialismo – problemas relacionados con la ausencia de mercados, la innovación y la libre empresa… El socialismo y el autoritarismo a menudo van de la mano (casi siempre, de hecho), pero el socialismo por sí solo, incluso cuando es el resultado de elecciones democráticas y procesos genuinamente democráticos, es un pozo sin fondo de miseria. …los derechos – los derechos de propiedad y el derecho a comerciar prominentes entre ellos – también se encuentran en el lado equivocado de las mayorías, de manera constante y predecible. Pero son… necesarios para una sociedad prospera y próspera. El socialismo destruye las sociedades destruyendo o disminuyendo esos derechos. Hacerlo con la bendición del 50% más uno de la población no lo hace menos inmoral o menos corrosivo.

Afortunadamente, Margaret Thatcher salvó al Reino Unido del socialismo.

Pero otras naciones no han sido tan afortunadas. Los gobiernos elegidos democráticamente adoptaron el socialismo en Grecia y Argentina, pero ninguno de los dos países encontró un salvador para restaurar la libertad económica (o tal vez los votantes no quisieron revertir las políticas fallidas).

Sigue…

P.D. Por si sirve de algo, a pesar de su plataforma estatista, creo que Joe Biden sólo tiene la intención de bajar el tobogán de forma gradual (mientras que Bernie Sanders habría engrasado el tobogán para un rápido descenso).

Daniel J. Mitchell

Origen: fee.org.es