Compromisos de inversiones por el orden de 15 millones de dólares y provisión de equipos sanitarios para atender la emergencia sanitaria ocasionada por la COVID-19 buscan dar algo de oxígeno a la dictadura de la isla.

Redacción | Primer Informe

Ante el creciente asedio que sufre la dictadura de Cuba, el régimen de Beijing intenta lanzarle un salvavidas que le permitan al comunismo castristas mantenerse a flote.

El embajador del Partido Comunista Chino en Cuba, Chen Xi firmó nuevos proyectos de cooperación bilateral con el ministro cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera castrista, Rodrigo Malmierca.

Uno de los proyectos oficiales en el acto, permite a Cuba la adquisición de productos de acero para la reparación, mantenimiento y construcción por un de 93.5 millones de yuanes.

Otro proyecto  busca la modernización tecnológica de la Aduana General de la República de Cuba, por el cual la isla recibió una asistencia de por 15.5 millones de yuanes.

Por su parte, la rúbrica de un tercer documento oficializa la entrega y recepción de un segundo envío de insumos médicos para la prevención y control de la COVID-19 en Cuba, ofrecido por el Gobierno chino.

Los acuerdos firmados con China coincidieron con el 60 aniversario del inicio de las relaciones entre los dos regímenes. En total, el auxilio chino suma aproximadamente 16 millones de dólares. 

La economía de la isla, azotada por décadas de fracasadas políticas del castrismo recibió un golpe mortal este año con la pandemia del nuevo coronavirus.

LEA TAMBIÉN: EEUU sanciona a ex yerno y hombre de confianza de Raúl Castro que maneja 70% de la economía cubana

Ese apoyo de Beijing llega justo cuando Estados Unidos aprieta las sanciones sobre las actividades que proveen de ingresos a la dictadura castrista.

Turismo, tabaco, ron, empresas de remesas han sido recientemente sancionadas por el Departamento del Tesoro estadounidense.

Este lunes fue incluida en la «lista negra» de los Estados Unidos, la empresa American International Service (AIS), unidad de la compañía de servicios financieros Ficimex, el canal obligatorio de las remesas a Cuba.

La empresa fue sancionada por ser una institución financiera controlada por el Ejército cubano que procesa las remesas enviadas al pueblo cubano.  A través de esa entidad, el Ejército cobra tasas y manipula el mercado de remesas y de divisas extranjeras.

Eso forma parte de los planes del régimen para ganar dinero y financiar su aparato represivo, según explicó el secretario de Estado, Mike Pompeo.

Esa presión ha llegado a punto máximo este martes con las sanciones al  jefe del conglomerado cubano de propiedad militar Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA).

Rodríguez López-Calleja, ex yerno de Raúl Castro,  controla los hoteles más productivos de la isla y se estima  que domina un 70% de la economía de Cuba.

Origen:primerinforme.com