IDENTIDAD CORRENTINA

“Yo me voy del banco”.

Del otro lado del teléfono, Osvaldo Martin, presidente de la Asociación Civil de Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte (Apronor), responde que decidió cerrar una cuenta que tiene en el Banco Credicoop, en San Miguel de Tucumán, disconforme con el impuesto a la riqueza que impulsa el diputado nacional Carlos Heller, que preside ese banco.

En diálogo con LA NACION, Martin señaló que, a través de una SRL que tiene, había abierto hace un año una cuenta en ese banco. Ahora, según dijo, se adhiere con el cierre así al pedido que hicieron sociedades rurales y organizaciones de productores del norte bonaerense.

“Ya mandé los papeles a otro banco para pasarme”, apuntó el dirigente. “Esto es como ir a un comercio y que no te atiendan bien y te vas; uno tiene libertad para irse”, agregó.

Carlos Heller: “El nivel de depósitos en el Credicoop es el más alto de la historia”

Para el dirigente, el tributo “no afecta a las grandes riquezas, sino a cualquier ciudadano que tenga un negocio y un par de propiedades”.

Hoy, la entidad que preside también se sumó a la movida donde se recomienda a otros productores el cierre de cuentas. “Sr. Heller, no hay nada más democrático que la decisión de irse de donde uno no se siente cómodo”, dijeron desde Apronor.

En un comunicado, remarcaron: “Solicitamos a nuestros productores y a todos los ciudadanos argentinos que no soportan más la altísima presión impositiva, a cerrar sus cuentas y toda operatoria mantenida con el Banco Credicoop en señal de rechazo a la iniciativa de creación de este nuevo impuesto a la inversión. Agradecemos a los empleados del banco por los servicios dispensados, nos sentimos incómodos en la entidad pero no por ustedes si no por la persona que la preside”.

Osvaldo Martin, presidente de Apronor. Decidió cerrar su cuenta en el banco en Tucumán Osvaldo Martin, presidente de Apronor. Decidió cerrar su cuenta en el banco en Tucumán

Sobre esta decisión, en diálogo con LA NACION, Heller señaló: “Es un acto profundamente antidemocrático, porque intentan sancionarme a mí y a la entidad que yo presido porque estoy participando de una iniciativa con la que no están de acuerdo. Es antidemocrático por donde se lo mire. Yo no soy dueño sino el presidente del consejo de administración. Y las sociedades rurales no se caracterizan por tener un vínculo con la banca cooperativa. Están invitando a sus asociados a cerrar cuentas que nunca abrieron”.

Quien también resolvió cerrar una cuenta en el banco que preside Heller es la Sociedad Rural de Reconquista, según confirmó su presidente, Juan Luis Capózzolo.

“Se decidió cerrar para acompañar a las rurales de Buenos Aires que iniciaron este pedido”, dijo el dirigente.

Luego añadió: “El sector productivo quizás no tiene el peso electoral que tienen otros sectores, y, por ese motivo, sistemáticamente ha sido saqueado por quienes gobiernan. Heller, entre otros, es promotor de estas violaciones inconstitucionales, siendo el claro ejemplo la creación de este nuevo impuesto a la inversión”.

La Sociedad Rural de Reconquista también cierra su cuenta en el banco, según confirmó su presidente, Juan Luis Capózzolo. La Sociedad Rural de Reconquista también cierra su cuenta en el banco, según confirmó su presidente, Juan Luis Capózzolo.

Para Capózzolo, con esta medida “el campo hoy vuelve a levantar la voz, para que quienes nos gobiernan entiendan de una buena vez que el camino es la producción y no al ahogamiento de esta”.

En un comunicado, la Sociedad Rural de Las Flores también anunció el cierre de una cuenta en el Banco Credicoop. “La comisión informa que en acompañamiento a la decisión tomada por muchas entidades rurales hemos decidido cerrar la cuenta de nuestra institución en el Banco Credicoop”, dijo. Agregó que lo hacen “cansados de que su presidente activa e incansablemente haya propiciado y alentado sistemáticamente un sinfín de medidas que afectan de modo directo y desfavorable a los productores agropecuarios”. De Heller dicen, entre otras cosas, que “impulsó la 125, defendió el atropello a la propiedad privada en el caso Vicentin, tipos de cambio diferenciados y finalmente es el autor del aporte solidario de pandemia o impuesto a la riqueza que no es más que otro impuesto directo que afecta a los bienes productivos rurales de modo independiente de que el resultado de la explotación sea bueno o malo”.

En un comunicado, por su parte la Red Nacional de Productores Autoconvocados adhirió a la medida y señaló: “Es de acomplejados con síndrome de Estocolmo continuar con quien te maltrata”. También precisó: “Estamos agobiados como todos los argentinos por 170 impuestos, a los que a nuestro sector se le suman las retenciones y el desdoblamiento cambiario, mientras Heller y los suyos declaran que no piensan bajar el gasto público e impulsan un impuesto más”. La Red Nacional de Productores Autoconvocados añadió: “Estamos en lucha por pertenecer al mundo libre y evitar caer en las garras del castrochavismo y el Foro de San Pablo que Heller promueve”.

La protesta, en tanto, va sumando otras adhesiones. En Esperanza, Santa Fe, no hay sucursal del banco, pero, según digo Diego Alonso, presidente de la Sociedad Rural Las Colonias, acompañan el pedido de las rurales bonaerenses.

“Compartimos la opinión, es una forma de presionar para que se vea la incoherencia de las medidas del Gobierno. No hay diálogo entre el Gobierno y el campo y lo poco que hay son medidas inconsultas. Vamos a estar afectados por el impuesto por más que el patrimonio sea pequeño”, dijo Alonso. “Aparte de que ya se paga bienes personales, es claramente una doble imposición”, agregó.

Según pudo saber LA NACION, otras entidades de la provincia están por estas horas elaborando comunicados críticos del impuesto o directamente recomendar un cierre de cuentas.
Por: Fernando Bertello
Origen:LA NACION