Las críticas del Papa Francisco al capitalismo de libre mercado no encajan bien con los hechos disponibles, las pruebas empíricas o la comprensión básica de cómo funciona realmente la economía.

Desde que se convirtió en la cabeza de la Iglesia Católica en 2013, el Papa Francisco no ha evitado los asuntos de competencia política.

El domingo, el líder religioso utilizó la pandemia COVID-19 para renovar sus críticas al capitalismo de libre mercado.

“La fragilidad de los sistemas mundiales frente a la pandemia ha demostrado que no todo puede ser resuelto por la libertad de mercado”, escribió Francisco en parte de un extenso texto religioso. “Cuidar del mundo en el que vivimos significa cuidar de nosotros mismos. Sin embargo, tenemos que pensar cada vez más en nosotros mismos como una familia única que vive en un hogar común. Tal cuidado no interesa a los poderes económicos que exigen beneficios rápidos”.

“En el mundo actual, persisten muchas formas de injusticia, alimentadas por… un modelo económico basado en el beneficio que no duda en explotar, descartar e incluso matar a los seres humanos”, lamentó Francisco.

El Papa condenó el “dogma de fe neoliberal” del libre mercado que considera “las teorías mágicas del ‘derrame’ o ‘goteo’… como la única solución a los problemas de la sociedad”. Continuó escribiendo que “la libertad de mercado no puede reemplazar los derechos de los pueblos y la dignidad de los pobres”.

Francisco reiteró su creencia de que “si una persona carece de lo necesario para vivir con dignidad, es porque otra persona lo está deteniendo”. Concluyó que “el derecho a la propiedad privada sólo puede considerarse un derecho natural secundario, derivado del principio del destino universal de los bienes creados”.

Aquí hay mucha tela de donde cortar. Pero al analizar uno por uno los argumentos del Papa, se ve que sus críticas al capitalismo de libre mercado no encajan bien con los hechos disponibles, las pruebas empíricas o la comprensión básica de cómo funciona la economía.

Este es probablemente el argumento más débil del Papa Francisco.

Para empezar, el coronavirus ha causado estragos en todo el mundo en países sin importar el sistema económico. Comenzó en la China comunista, que ha hecho algunas reformas de mercado en las últimas décadas, pero no se puede llamar razonablemente una sociedad de libre mercado. Y no olvidemos que la historia de cómo se propagó COVID-19 a nivel mundial es en gran parte una historia de innumerables errores gubernamentales, muchos de los cuales tuvieron resultados mortales.

Como expliqué anteriormente:

Cuando el brote llegó por primera vez a las costas de EE.UU., la Administración de Alimentos y Medicamentos y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estropearon horriblemente nuestra capacidad de respuesta. Al monopolizar tontamente la producción de equipos de pruebas y los trámites, las dos burocracias del gobierno detuvieron nuestra capacidad de contener el virus irreparablemente. La crisis también se vio agravada por el hecho de que los funcionarios gubernamentales de ambas partes no se lo tomaron en serio inicialmente. Incluso después de que el gobierno despertó a la amenaza, los mensajes inconsistentes y confusos sobre las mejores prácticas de prevención que salieron del CDC sabotearon nuestra respuesta colectiva.

Lo peor de todo es que funcionarios electos como el Gobernador Andrew Cuomo de Nueva York tomaron la decisión mortal de obligar a los asilos de ancianos a aceptar pacientes que habían dado positivo en el test de COVID-19 y así puso en peligro a toda su comunidad. Más de 6.400 residentes de hogares de ancianos de Nueva York han muerto posteriormente por el coronavirus.

Un vistazo rápido a esta línea de tiempo deja claro que la crisis de COVID-19 se vio exacerbada por el fracaso de la planificación central del gobierno y de la burocracia, no del libre mercado.

En todo caso, el sector privado ha estado a la altura del desafío y ha satisfecho las necesidades sin precedentes de la gente.

Los ejemplos abundan. Amazon ha llevado las necesidades de millones de personas a sus puertas, permitiendo el distanciamiento social. Los restaurantes han sacudido sus modelos de negocio, adoptando la comida al aire libre y la comida para llevar. Y no hay que olvidar las muchas empresas manufactureras que han cambiado a la producción en masa de máscaras y otros equipos de protección, así como equipos médicos.

Ningún sistema es perfecto, pero en general, el sector privado ha respondido admirablemente a la crisis de COVID-19, desde luego, siempre y cuando el gobierno no se haya interpuesto en el camino.

Es una de las falacias más frecuentes en el pensamiento progresista enmarcar los mercados como contrarios a los intereses del pueblo. En realidad, el intercambio de mercados sólo ocurre cuando todas las partes se benefician.

No importa si se trata de una compra en una tienda de comestibles, la contratación de un nuevo empleado, o la importación de un nuevo par de zapatos de Vietnam. Cualquier intercambio en un mercado libre inevitablemente deja a ambas partes en mejor situación, o no elegirían participar. Los mercados son fundamentalmente voluntarios; mientras que los pesados planes de Estado que el Papa Francisco defiende no lo son.

La opinión del Papa de que los mercados se oponen a los intereses del pueblo se ve socavada por los datos empíricos. En los últimos 50 años, la expansión del libre comercio y el capitalismo ha impulsado un progreso económico mundial sin precedentes.

A continuación, algunos de los aspectos más destacados, cortesía del HumanProgress.org del Instituto Cato:

  • En 1966, la esperanza media de vida era de sólo 56 años. En 2016, era de 72. Eso es un aumento del 29%.

  • De cada 1.000 niños nacidos, 113 murieron antes de su primer cumpleaños. En 2016, sólo 32 murieron. Eso es una reducción del 72%.

  • El ingreso promedio por persona aumentó de $3,698 a más de $17,469, o en un 372% – y eso se ajusta a la inflación.

  • El suministro de alimentos aumentó de unas 2.300 calorías diarias por persona a más de 2.800 calorías, un aumento del 22%, reduciendo así el hambre.

  • La duración de la escolaridad que una persona podía esperar recibir típicamente era de 4,15 años. En 2016, era de 8,71 años, un aumento del 110%.

  • En una escala de 0, que denota autocracia, a 10, que denota democracia, la libertad política aumentó de 4,55 en 1966 a 7,05 en 2016. Eso es una mejora del 55%.

Un gráfico del ingreso global por persona de HumanProgress muestra que “durante miles de años, el crecimiento económico fue insignificante. Sin embargo, a finales del siglo XVIII, el crecimiento económico y, en consecuencia, el nivel de vida, comenzó a acelerarse”.

Crédito de la imagen: Human Progress

¿Qué coincide con este magnífico desarrollo? Es simple: El advenimiento del capitalismo de libre mercado, la formación de instituciones que protegen los derechos de propiedad privada y la expansión del comercio mundial.

El Papa Francisco argumenta explícitamente que los derechos de propiedad son sólo un “derecho natural secundario”; reemplazado por las necesidades y deseos de los demás. Llevado a su conclusión lógica, el argumento de que los derechos de propiedad son secundarios a las necesidades de los demás significa en realidad que los derechos de propiedad no son válidos en absoluto, porque las necesidades humanas y la escasez de recursos son realidades permanentes.

Aquí Francisco va directamente en contra de la economía básica.

Afamados economistas como Thomas Sowell han argumentado que los derechos de propiedad benefician a todos los miembros de la sociedad, porque son los cimientos del sistema de mercado que conduce a una mayor prosperidad y florecimiento para todos. Sowell escribió que los derechos de propiedad “pertenecen legalmente a los individuos, pero su verdadera función es social, para beneficiar a un gran número de personas que no ejercen por sí mismas estos derechos”.

Los derechos de propiedad se correlacionan fuertemente con la prosperidad económica, y eso no es una coincidencia. Sólo en una sociedad con una propiedad segura y fuerte pueden los negocios crear empleos e invertir en las comunidades.

¿No estás convencido? Sólo considera que los países con los derechos de propiedad menos seguros, desde Venezuela hasta Corea del Norte, son los lugares para vivir más miserables de la Tierra.

Además, Francisco se equivoca filosóficamente al considerar los derechos de propiedad como secundarios. Todos estaríamos de acuerdo en que el derecho a la vida es primordial. Pero los derechos de propiedad son una extensión del derecho a la vida, porque el derecho a la vida de un hombre depende necesariamente de su sustento.

“El derecho a la vida es la fuente de todos los derechos y el derecho a la propiedad es su única aplicación”, escribió una vez Ayn Rand. “Sin derechos de propiedad, no hay otros derechos posibles. Puesto que el hombre tiene que sostener su vida por su propio esfuerzo, el hombre que no tiene derecho al producto de su esfuerzo no tiene medios para sostener su vida”.

Por eso la protección de los derechos de propiedad es el papel más crucial del gobierno. Es, como señaló el economista Frederic Bastiat, la razón por la que tenemos la ley en primer lugar. Cuando falla, los ciudadanos comunes, no los ricos, pagan el precio, y el gobierno se vuelve culpable del mismo mal que fue creado para prevenir.

No hay duda de que el Papa es un hombre culto en materia de religión, y probablemente tiene las mejores intenciones al predicar su evangelio colectivista. Pero sus argumentos elementales contra el capitalismo de libre mercado son increíblemente débiles.

Más importante aún, si las enseñanzas del Papa Francisco contra el libre mercado se imponen, la disfunción económica resultante sólo saboteará los intereses de las mismas personas desfavorecidas a quienes está tratando de ayudar. Todos deberíamos orar para que ese resultado nunca se haga realidad.

Origen: fee.org.es