Materiales de información sobre crisis de misiles cubanos del Departamento de Defensa.  Biblioteca y Museo Presidencial John F. Kennedy, Boston

Materiales de información sobre crisis de misiles cubanos del Departamento de Defensa. Biblioteca y Museo Presidencial John F. Kennedy, Boston

El mundo celebra otro aniversario de la Crisis de los Misiles en Cuba, los días de octubre de 1962, cuando la Unión Soviética introdujo misiles nucleares ofensivos en Cuba, Estados Unidos bloqueó la isla y después de once tensos días Moscú retiró sus misiles. Esta crisis acercó peligrosamente al mundo al armagedón nuclear. El profesor Jaime Suchlicki del Instituto de Estudios Cubanos se basa en esta historia en el importante ensayo ” Lo que aprendimos de la crisis de los misiles en Cuba “, y concluye que esta crisis fue precipitada por las percepciones de la debilidad estadounidense.

“El evento más importante que alentó y aceleró la participación soviética en Cuba fue el fiasco de Bahía de Cochinos en 1961. El hecho de que Estados Unidos no actuara de manera decisiva contra Castro dio a los soviéticos ilusiones sobre la determinación y el interés de Estados Unidos en la isla. Los líderes del Kremlin creían que e incluso la participación militar en Cuba no implicaría ningún peligro para la propia Unión Soviética y no pondría en serio peligro las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Esta opinión se vio reforzada por la actitud de disculpa del presidente Kennedy con respecto a la invasión de Bahía de Cochinos y su desempeño generalmente débil durante su cumbre reunión con el primer ministro soviético Nikita Khrushchev en Viena en junio de 1961. “

La mayoría de los analistas se centran en la interacción en la crisis entre la Unión Soviética y los Estados Unidos, y con razón, estas dos grandes potencias tenían las reservas de armas nucleares, pero solo tocan superficialmente a Cuba y sus reacciones durante y después de la crisis. Este es un error, y uno que ha tenido consecuencias nefastas en el pasado, cuando las grandes potencias ignoraron la agencia de países pequeños, como Serbia, y el grupo terrorista serbio  Mano Negra , cuyo asesinato de un Archiduque  desató una serie de eventos  que desató la Primera Guerra Mundial. Fidel Castro personalmente estuvo muy cerca el 27 de octubre de 1963 de iniciar la Tercera Guerra Mundial.

Durante la crisis de los misiles cubanos, las ojivas soviéticas en suelo cubano habrían destruido las principales ciudades de Estados Unidos.  (Bettmann / Corbis)
Durante la crisis de los misiles cubanos, las ojivas soviéticas en suelo cubano habrían destruido las principales ciudades de Estados Unidos. (Bettmann / Corbis)

El 14 de octubre de 2012, el quincuagésimo aniversario de la Crisis de los Misiles en Cuba, los Archivos Nacionales y la Biblioteca y Museo John F. Kennedy celebraron un foro titulado “50 Aniversario de la Crisis de los Misiles en Cuba” durante el cual el académico y exanalista de la CIA Brian Latell  describió los intentos de Castro. para provocar un conflicto  mientras Kennedy y Khrushchev buscaban evitar la guerra:

“Mientras Jruschov y Kennedy luchaban durante esos últimos días para resolver la crisis sin recurrir a la guerra, Fidel Castro estaba estimulando el conflicto militar. Castro, en la mañana del 27 de octubre -“ Sábado Negro ”del que seguimos escuchando, el peor , el día más peligroso y tenso de la Crisis de los Misiles – Fidel Castro ordenó que toda su artillería comenzara a disparar contra aviones de reconocimiento estadounidenses al amanecer, al amanecer de esa mañana del “Sábado Negro”. 

Fidel Castro dijo más tarde en el disco: “La guerra comenzó en esos momentos”. Y el comandante, uno de los generales soviéticos allí con la fuerza expedicionaria, el general Gribkov, dijo esencialmente lo mismo. Dijo que, “Nosotros, los comandantes soviéticos, desde los generales hasta los tenientes de la fuerza soviética, todos estuvimos de acuerdo en que el conflicto, el conflicto militar, comenzó esencialmente esa mañana”. El 27 de octubre, “Sábado negro”, Kennedy y Jruschov están tratando desesperadamente de llevar esta crisis a un final pacífico, y Castro está avivando al fanático del conflicto.

Fidel Castro fue tan persuasivo con sus homólogos militares soviéticos que ese mismo día, el “Sábado Negro”, el U-2 fue derribado. Vimos anteriormente en el video que el U-2 fue derribado. Es muy interesante. Nikita Khrushchev creyó, creo que hasta su muerte, que Fidel Castro había ordenado personalmente el derribo por un sitio soviético de misiles tierra-aire, Khrushchev creía que Castro de alguna manera había sido responsable de ello “.

El  27 de octubre de 1962 , el mismo día en que Fidel Castro ordenó que dispararan artillería contra aviones de reconocimiento estadounidenses, Jruschov  recibió una carta del dictador cubano , que los historiadores llaman la carta del Armagedón, en la que llamaba a un primer ataque soviético contra Estados Unidos. , en caso de una invasión estadounidense a Cuba.

Si se produce una agresión de la segunda variante, y los imperialistas atacan a Cuba con el objetivo de ocuparla, entonces el peligro que representa una medida tan agresiva será tan inmenso para toda la humanidad que la Unión Soviética en circunstancias lo podrá permitir. o permitir la creación de condiciones en las que los imperialistas también pudieran iniciar un ataque nuclear contra la URSS.

Afortunadamente, Kennedy y Khrushchev alcanzaron un resultado pacífico, pero el régimen de Castro continuó protestando y estaba descontento con sus aliados soviéticos. El ensayo de Ernesto “Che” Guevara ” Tácticas y estrategia de la Revolución Latinoamericana (octubre – noviembre de 1962) ” fue publicado póstumamente por la publicación oficial Verde Olivo el 9 de octubre de 1968, e incluso en esta fecha no solo era la opinión de Guevara sino la oficial ver: 

“Aquí está el ejemplo electrizante de un pueblo preparado para sufrir la inmolación nuclear para que sus cenizas sirvan de cimiento para nuevas sociedades. Cuando se llegó a un acuerdo por el cual se retiraron los misiles atómicos, sin preguntar a nuestro pueblo, no nos sentimos aliviados ni agradecidos por la tregua; en cambio, denunciamos la medida con nuestra propia voz “.

En el mismo ensayo, el argentino muerto sirvió como portavoz del régimen de Castro al declarar: “Sin embargo, afirmamos que debemos seguir el camino de la liberación aunque pueda costar millones de víctimas de la guerra nuclear”.

La debilidad estadounidense percibida en 1962 llevó al mundo al borde del armagedón nuclear. Veinte años después, durante la administración Reagan, cuando Fidel Castro nuevamente abogaba por la guerra nuclear, los soviéticos lo cerraron rápidamente y no consideraron sus planes apocalípticos.

El  21 de septiembre de 2009, The New York Times publicó el artículo “Los detalles surgen de la amenaza nuclear de la Guerra Fría por parte de Cuba”  escrito por William J. Broad , el escritor de Science en el periódico oficial, reveló que Castro había seguido presionando por la destrucción total. de los Estados Unidos por un primer ataque soviético en la década de 1980.

El estudio del Pentágono atribuye la revelación de Cuba a Andrian A. Danilevich, un oficial de estado mayor soviético de 1964 a 1990 y director de los oficiales de estado mayor que escribió la guía de referencia final de la Unión Soviética sobre planificación estratégica y nuclear. A principios de la década de 1980, el estudio lo cita diciendo que Castro “presionó con fuerza para lograr una línea soviética más dura contra Estados Unidos que incluyera posibles ataques nucleares”. El estado mayor, continuó el general Danilevich, “tuvo que desengañarlo activamente de este punto de vista al explicar las consecuencias ecológicas para Cuba de un ataque soviético contra Estados Unidos”. Esa información, concluyó el general, “cambió considerablemente las posiciones de Castro”.

La conducta del régimen de Castro durante la crisis de los misiles cubanos no fue una aberración, sino una característica de la dictadura. Es un régimen al margen de la ley. El exgobernador de Florida Jeb Bush y el ex director ejecutivo del Centro por una Cuba Libre, Frank Calzon, hace ocho años, el 23 de octubre de 2012, escribiendo en  The Wall Street Journal  advirtieron a los candidatos presidenciales estadounidenses de 2012 sobre la naturaleza del régimen de Castro  observando :

“Las últimas décadas han demostrado que el comportamiento de los hermanos Castro en 1962 fue perfectamente característico. Fidel Castro nunca ha rehuido una apuesta política como desplegar misiles soviéticos secretos y luego mentir sobre ellos. Aseguró a otros gobiernos que nunca lo haría. tal cosa, así como el embajador de la Unión Soviética en los Estados Unidos le dijo a la administración Kennedy que los rumores sobre los misiles eran falsos. Pero los misiles estaban allí y su despliegue fue un esfuerzo para intimidar y chantajear a Estados Unidos. Hoy, la intimidación y el chantaje de La Habana son de diferente magnitud, pero hay muchos ejemplos “. 

La opinión convencional en Washington, DC era que la normalización de las relaciones con el régimen de Castro era un ” fruto fácil”  para la administración Obama. Las secuelas de la apertura a Cuba en diciembre de 2014: más violencia contra activistas, diplomáticos estadounidenses que sufrieron daño cerebral en La Habana en circunstancias sospechosas, la incautación de un misil Hellfire de Estados Unidos en su camino de regreso a los Estados Unidos, de alguna manera terminó en La Habana, y más Proyección de los militares cubanos en Venezuela y Nicaragua. Y para colmo de males, las tropas cubanas el 2 de enero de 2017 corearon que dispararían al presidente Obama tantas veces en la cabeza que le darían un sombrero de plomo.

Las lecciones de la crisis de los misiles cubanos de 1962 siguen siendo relevantes para el régimen de La Habana, y el fracaso en seguirlas se puede ver en esta reciente distensión con el régimen de Castro.


Instituto de Estudios Cubanos , 22 de octubre de 2020

Origen:cubacenter.org