El líder opositor permanecía allí desde el 30 de abril de 2019, tras participar en un fallido levantamiento militar.

El líder opositor venezolano Leopoldo López abandonó la residencia del embajador de España en Caracas, donde permanecía como huésped desde el 30 de abril de 2019, confirmaron este sábado a EL ESPAÑOL fuentes del entorno del político opositor.

El Ministerio de Exteriores ha informado también a última hora de la tarde de la noticia. “Leopoldo López ha abandonado la Residencia de la Embajada de España en Venezuela, donde se encontraba alojado como huésped desde el 30 de abril de 2019″, ha publicado en Twitter.

El departamento de Arancha González Laya ha precisado que “la salida de Leopoldo López es fruto de una decisión voluntaria y personal

López habría cruzado clandestinamente la frontera y estaría ya de camino hacia Bogotá, según otras fuentes citadas por la emisora colombiana Caracol Radio.

El líder opositor fue arrestado en 2014 y sentenciado a 14 años de cárcel, acusado de liderar los actos violentos en las marchas antigubernamentales que se llevaron a cabo ese año. El opositor cumplió su condena durante casi tres años en una cárcel militar y, posteriormente, fue traspasado a arresto domiciliario hasta su liberación en abril de 2019.

En los últimos años, las cosas en la Embajada española en Caracas no han sido fáciles. Las relaciones entre los dos países hermanos nunca se habían visto afectadas en lo diplomático por las tensiones políticas, hasta la llegada de López. Desde ese día, la vida en la residencia de la avenida Mohedano se tornó casi imposible: sin luz, con pintadas regularmente y acosada por un cerco de espías del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia) y patrullas de la PNB controlando todos sus accesos.

En mayo de 2019, la pareja de López, Lilian Tintori, y uno de sus hijos, buscaron refuigo también en la residencia, aunque meses después emprendió un nuevo desafío que le obligó a dejar la embajada y llegar a España. En septiembre de ese año, Tintori respondía a las preguntas de EL ESPAÑOL y narraba la presión que sufrió durante los meses que vivió allí.

Dentro de la embajada me sentí presa durante 30 días. Pero no por culpa de la embajada, en la puerta de la legación diplomática estaban las patrullas del Sebin, la policía política. Hombres encapuchados y armados apuntando en la puerta. Eso no es normal. Estuve 30 días con ese hostigamiento, sin poder salir”, contó.

Precisamente, España podría ser el destino de López ahora, según su padre, Leopoldo López. En declaraciones a Efe, comentó que su hijo dejó por “su propia voluntad” la residencia del embajador de España en Caracas.

Embajador sin destino

Hace un mes, el pasado 26 de septiembre, el Gobierno español anunció el relevo del embajador en Caracas, Jesús Silva, que estaba en ese puesto desde que en 2017 fuera nombrado por Mariano Rajoy.

Fuentes diplomáticas alegaban a EL ESPAÑOL que “el relevo a Silva es un síntoma evidente del cambio de política española con respecto a Venezuela”. En la oposición venezolana y el exilio, la sensación fue idéntica. “Hay honda preocupación con la actitud del Gobierno español“, declararon líderes democráticos en el exilio a este periódico.

Ese cambio de política española con respecto al chavismo tiene dos vertientes. Según ha podido saber este periódico, altos mandos del Ministerio de González Laya consideran “un error” que España reconociera a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela en febrero de 2019. Consideran que “la operación Guaidó ha sido un fracaso y está agotada”.

El embajador ha sido un enemigo enfilado por Maduro en los tres años que ha permanecido en el puesto. Además de haber sido expulsado por tres meses a principios de 2018, en represalia por un paquete de sanciones que anunció la UE contra dirigentes del régimen, ha vivido el continuo asedio al edificio de la Embajada y a su residencia personal desde abril de 2019.

En junio de 2020, Maduro amenazó de nuevo con sanciones al embajador Silva, acusándole de “complicidad” con “las maniobras de traición” de las que acusaba a Leopoldo López, al mismo tiempo que expulsaba a la embajadora de la UE en el país. Todo ello unos días después de un choque entre la ministra de Exteriores y su homólogo venezolano, Jorge Arreaza, por la designación del Consejo Nacional Electoral para los comicios de diciembre.

“Maduro no controla”

El líder opositor venezolano Juan Guaidó afirmó este sábado que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, no controla “nada” y por eso el político Leopoldo López pudo salir de la residencia del embajador de España en Caracas.

Maduro, no controlas nada. Burlando tu aparato represivo, logramos sacar a territorio internacional” a López, escribió Guaidó en Twitter sobre su mentor político al que nombró comisionado para el Centro de Gobierno.

Por su parte, el partido Voluntad Popular (VP), fundado por López afirmó que el político partió hacia “territorio internacional para impulsar nuevas acciones en la lucha por la libertad de Venezuela“.

“Esta decisión, al igual que cada una de las que ha tomado Leopoldo López en su accionar político, han sido asumidas considerando lo mejor para el país y para la lucha por la libertad de Venezuela”, asegura VP, partido del que también formó parte Guaidó.

Asimismo, declara “su total apoyo a la operación” de Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por cerca de 50 países, “que hoy ha permitido” que López “se encuentre en territorio internacional”.

Origen:  EL ESPAÑOL