Los gobiernos opuestos a las políticas socialistas en materia ambiental del Partido Demócrata se verían fortalecidos si el demócrata llegara a la Casa Blanca.

Redacción | Primer Informe

Alberto Fernández, presidente de Argentina gracias a una alianza dominada por su vicepresidenta, Cristina Kirchner, sería probablemente el presidente latinoamericano más claramente beneficiado por un hipotético triunfo de Joe Biden.

De acuerdo con un análisis del Financial Times sobre cuál sería una eventual política hacia la región del candidato demócrata se destaca que los presidentes de Brasil y Colombia serían los más perjudicados.

Fernandez ya ha tenido enfrentamientos con Trump. Su intento de postergar la elección del nuevo presidente del BID para frustrar la candidatura de Mauricio Claver Carone, el elegido de Donald Trump.

Un cambio de gobierno en Washington le conviene a Fernández.

Con los presidentes de Chile, Perú y Ecuador teniendo que dejar sus gobiernos en 2021, dice el artículo,  Alberto Fernández, «un pragmático de izquierda, sobresale como uno de los líderes latinoamericanos que pueden beneficiarse de una presidencia de Biden«.

Lo que queds claro, según el análisis, es que Biden dirigiría su política exterior de acuerdo con la agenda globalista que domina al partido Demócrata de la mano de las facciones de la extrema izquierda dentro de esa agrupación.

El núcleo del artículo es que la región podría tener, de hecho, un trato más duro por parte de Biden, debido a su foco en cambio climático

“En temas de comercio, (condiciones de) trabajo y medio ambiente, Biden podría ser mucho más duro que Trump”, le dijo al FT el excanciller mexicano Jorge Castañeda

El artículo cita a Juan Cruz, asesor de la Casa Blanca en cuestiones latinoamericanas entre 2017 y 2019, quien señala que con Trump la región había logrado un modus vivendi: “Él puede ser un poco blanco-y-negro y transaccional, pero los presidentes de la región lo entendieron”. En cambio, con Biden tendrían una política de grises; serán elogiados en algunos aspectos y criticados en otros y lo podrían sentir como un latigazo».

De todos modos, el FT aclara que ante la situación de emergencia sanitaria y económica en EEUU, América Latina no será una región prioritaria. El foco principal será México, por su extensa frontera terrestre, fuente de inmigración ilegal y narcotráfico y su status de socio top en cuestiones de comercio e inversión.

“La política energética será un punto clave de la agenda económica doméstica y de la agenda exterior y será un desafío al gobierno mexicano”, dice al respecto Antonio Ortiz Mena, de la consultora Albright Stonebridge, basada en Washington, y homónimo de un histórico político mexicano y expresidente del BID.

Biden molestó a Bolsonaro con su amenaza de “significativas consecuencias económicas” si no se pliega a su plan para proteger los bosques tropicales. El presidente brasileño respondió que el candidato demócrata ya demostró “un claro signo de desprecio por una coexistencia cordial y fructífera”

Lea el análisis completo aquí.

Origen: primerinforme.com