En la nueva fórmula de movilidad que impulsará el gobierno para el próximo año no se tendrá en cuenta el ajuste por inflación, sino que tendrá como variables la evolución de los salarios y la recaudación estatal.

El gobierno definió este lunes la nueva fórmula de actualización de las jubilaciones que regirá a partir del 2021. Desde el oficialismo aclaran que la nueva fórmula es muy similar a la utilizada durante el gobierno de Cristina Kirchner, la cual fue derogada en el 2017 durante la gestión de Mauricio Macri.

En un comunicado, el Ministerio de Economía aseguró que la fórmula ya no dependerá de la inflación, sino que se ajustará en partes iguales según la evolución salarial y la recaudación que obtiene el Estado.

Según el equipo económico del Gobierno, el objetivo de esta nueva ecuación es recomponer los ingresos de los jubilados. Pero lo que se verá será una historia muy distinta: con una alta inflación y salarios devaluados, los jubilados perderán constantemente contra la inflación.

La fórmula de Macri no era buena, evitaba que cientos de miles de jubilados en Argentina cobren lo que les correspondía, pero al menos tenían la garantía que su pensión jamás sería menor que la inflación. En otras palabras, en términos reales, mientras Macri congeló las jubilaciones, Alberto Fernández las reduce.

En relación a la decisión de no indexar las jubilaciones, la cartera de Guzmán afirmó que no sería viable hacerlo en Argentina debido a los altos niveles promedio y las repentinas variaciones de la inflación, lo que haría impredecible el cálculo jubilatorio.

La nueva fórmula fue diseñada, desde sus variables, con el propósito de reducir el haber de los jubilados. Esto se debe a que, en el contexto de pandemia, el empleo se redujo y se produjo una fuerte reducción en el pago de aportes y contribuciones.

Sigue…

Origen: derecha diario.com.ar