Por Gilles BAUDIN – 

El refugio que Juan Domingo Perón brindó a los nazis, una verdad que  incomoda - Infobae

Imagen archivo – Erich Priebke ,capitan de las SS ,refugiado en Argentina

Buenos Aires,

El enviado especial Will de la Corte Suprema de Argentina confirmará la denegación de extradición de Erich Priebke, opuesto el 23 de agosto a la justicia italiana por el tribunal del que depende Bariloche, el pueblo de la Patagonia donde el ex oficial de las SS, responsable de la Masacre de los Pozos Ardeatinos perpetrada en Roma en 1944, ¿lleva un año bajo arresto domiciliario? Y si todavía está en este mundo, donde adquirió una notoriedad detestable por su participación en la “Solución Final”, ¿Aloïs Brunner hunde su vejez cerca de las riberas del Plata, después de haberse beneficiado durante mucho tiempo de la Hospitalidad siria? Alertados por varios artículos de periódicos de Montevideo y Buenos Aires, dos oficiales de la gendarmería francesa fueron recientemente allí, pero regresaron con las manos vacías.

Estas cuestiones de actualidad traen de vuelta un pasado a menudo mal admitido: los países del Cono Sur de América Latina, en particular Argentina, recibieron complacientemente en 1945 a varios criminales de guerra y ex dignatarios fascistas europeos. Y no menos importante: además de Eichmann y Mengele de siniestro recuerdo, o Vittorio Mussolini, uno de los hijos de Duce, Martín Bormann también habría encontrado refugio en Argentina, si se cree en un informe elaborado por un sacerdote argentino, el Padre Egidio. Aunque la mayoría de los historiadores creen que el delfín de Hitler murió en Berlín en 1945, en ausencia de pruebas contundentes, los rumores aún abundan.

Buenos Aires, sin duda, no habría sido el refugio de los nazis en fuga sin el general Juan Perón, en el poder por primera vez de 1945 a 1955. Miembro de la misión militar argentina en Roma en la década de 1930, el futuro caudillo cayó. en admiración por el corporativismo de Mussolini, del que se inspiró mucho durante su reinado. Antes del fin del conflicto mundial, el capital alemán transferido a Argentina financió la creación de un centenar de empresas. El Reich se derrumbó, a los prófugos les habría costado 800 millones de dólares beneficiarse de la protección del régimen peronista, según una nota del servicio secreto de la Armada estadounidense.

Las redes de fuga fueron marcadas, con la aquiescencia del Vaticano, por el obispo alemán Alois Hudal y el futuro cardenal italiano Giuseppe Siri. Punto de partida para el Nuevo Mundo: Génova, donde la concesión de pasaportes, billetes y viáticos falsos corrió a cargo de Walter Rauff, que recorrió Europa central con sus cámaras de gas rodantes. En 1949, juzgando cumplida su misión, el ex SS zarpó hacia el sur de Chile, donde vivió como próspero hombre de negocios hasta su muerte en 1984. En las semanas posteriores al final de la guerra, dos Los submarinos alemanes desembarcaron en la costa argentina. Según fuentes cercanas a los servicios secretos occidentales, uno de ellos portaba parte del cofre de guerra nazi … No fue, por tanto, en territorio hostil donde se asentaron los vencidos.

Días de paz en Argentina … hasta el derrocamiento de Perón. No es que el nuevo régimen militar pareciera antifascista, pero el exilio de su protector presagiaba un futuro incierto. Sometido a arresto domiciliario durante algún tiempo, Ante Pavelic, el ex maestro Ustasha de Croacia, partió hacia Madrid. Prudente, el doctor Mengele, el “ángel de la muerte” de Auschwitz, partió de Buenos Aires hacia Paraguay, entonces bajo el gobierno de un “compatriota” ideológicamente cercano, el general Stroessner.

En 1960, un trueno perturbó la serenidad de los nazis argentinos: un comando israelí secuestró a Adolf Eichmann, uno de los principales perpetradores del Holocausto, quien sería juzgado y finalmente ahorcado en Tel Aviv. Pero si esta atrevida acción permite la captura de uno, no repercute en la impunidad de la que siguen gozando los demás. Así, en 1977, si la policía detuvo a Eduard Roschmann, el “verdugo de Riga”, responsable de 40.000 ejecuciones sumarias, inmediatamente quema la cortesía con guardias muy incompetentes y se refugia en Asunción. El restablecimiento de la democracia en 1985 sugiere un cambio de actitud de las autoridades. Esperanza confirmada por la detención de Walter Kutschmann, un exjefe de la Gestapo, arrebatado diez años antes por Simon Wiesenthal, el infatigable cazador de nazis; el anciano muere en prisión antes de que un tribunal decida su destino. Otro problema: Joseph Schwammberger, oficial de las SS que se enfureció en Polonia, que será extraditado a Alemania.

En 1992, el presidente Menem ordenó la apertura de los archivos relacionados con los nazis en Argentina. Documentos bastante decepcionantes, que ni siquiera dan una estimación de su número: ¿cientos, miles? “La gran utilidad de estos archivos es que fomentan nuevas investigaciones”, reconoce Jorge Camarasa, periodista que ha escrito dos libros sobre el tema. El otro uso es confrontar al país del tango con una página oscura en su historia. Porque es claro y el reciente juicio a favor de Priebke acaba de confirmar que ciertos sectores de la sociedad argentina eran permeables a la influencia nazi. Como lo demuestran los sobrevivientes de los campos de detención de la última dictadura militar (1976-1985), que recuerdan los gritos de los torturados apenas cubiertos por las canciones de guerra de la Wehrmacht. Hace unas semanas, en Córdoba, un policía que vigilaba una manifestación sindical fue relevado de sus funciones. Patrón: una esvástica grabada en su casco.

Gilles BAUDIN

Origen: liberation.fr

Nunca vas a escuchar a los “Gerontes” del peronismo hablar del refugio que Perón les otorgó a los nazis y que declaró la guerra a Alemania ,tres meses antes de que finalizara