La presidenta del Club Político Argentino, Graciela Fernández Meijide Crédito: PATRICIO PIDAL/AFV

La comisión directiva del colectivo de intelectuales Club Político Argentino mostró su preocupación por la “agresiva campaña” en contra de la independencia del Poder Judicial y la libertad de expresión, tras la última carta de la vicepresidenta Cristina Kirchner, que contó con el apoyo del presidente Alberto Fernández. “Es un texto que no reconoce antecedentes en la historia democrática”, expresó el grupo.

“Bajo el pretexto de una fantasmal y fantasiosa conspiración en la que participarían juecesperiodistas saboteadores políticos, entre otros “supra poderes”, se ha desatado desde sectores muy influyentes del oficialismo una agresiva campaña que pone en riesgo la vigencia de derechos elementales”, expresó el grupo de intelectuales -cuya presidenta es la referente de Derechos Humanos Graciela Fernández Meijide-. Lo hizo a través de un comunicado donde defendió el derecho a una justicia independiente, y a la libertad de opinión y de expresión.

El Club Político Argentino se refirió a la dura carta contra la Justicia que emitió días atrás la vicepresidenta Cristina Kirchner, donde acusó a la Corte de ser parte del “lawfare”, y la calificó como “insólita”. “En ese manifiesto, Cristina Fernández de Kirchner ataca a la Corte Suprema de la Nación, uno de los poderes de la República, empleando incluso los nombres propios de sus integrantes. Escrita en un tono de desafío y amenaza, que no ahorra agravios hacia el presidente del máximo tribunal, es un texto que no reconoce antecedentes en la historia democrática”, lanzó el colectivo de intelectuales de distintos colores políticos.

El CPA consideró que la situación “se torna mucho más grave por elaval implícito que el presidente Alberto Fernández le dio a la temeraria misiva” y expresó su “enérgica condena” a “estas prácticas desatadas desde el máximo nivel del poder”.

A continuación, convocó “a los sectores democráticos del país a cerrar filas en defensa de las instituciones de la democracia”. “En la independencia del Poder Judicial y el respeto irrestricto a la libertad de opinión y expresión se juega nuestro destino”, deslizó.

E insistió: “Si no reaccionamos a tiempo, si este embate, que incluye la clara intención de borrar delitos probados -y en algún caso con condena firme en todas las instancias- e incluso la reivindicación de una casta de políticos corruptos, nuestro país ingresará en un peligroso camino que profundizará su decadencia”.

“Si avanza la cruzada contra los medios de comunicación y contra los periodistas (amenazando judicializar sus investigaciones), será inevitable que la mentira y el cinismo se naturalicen y la libertad se pierda”, agregó.

Por último, expresó: “Desde el CPA hemos bregado por un amplio acuerdo democrático para afrontar las consecuencias de una crisis económica, social e institucional de características devastadoras. Hoy lamentamos que, lejos de implementar los consensos, el Poder Ejecutivo siga empeñado en ceder terreno a los sectores ultramontanos que componen su gobierno”.

Y remarcó que el “llamado urgente incluye también a la oposición política y a los sectores sociales representativos de la Nación para que cumplan con su deber cívico”. “Nadie se salvará con el naufragio de la Argentina. Es tiempo de reaccionar”, concluyó.

Origen: lanación.com.ar