LEY.JPEG

Alejandro Alfie

El proyecto ya tenía media sanción del Senado.

Los haberes tendrán un aumento real sólo si suben los salarios y la recaudación por encima de la inflación. Fuerte cruce entre Máximo Kirchner y Mario Negri, que mostraron una piedra y dos balas en pleno recinto del Congreso.

La Cámara de Diputados aprobó este martes por la noche el proyecto de ley de movilidad jubilatoria, que contempla un ajuste en las jubilaciones y las prestaciones asociadas, ya que los haberes se aumentarán cada tres meses y sólo tendrán un incremento real si suben los salarios y la recaudación por encima de la inflación.

Luego de once horas de debate, el proyecto oficial obtuvo 132 votos, mayoritariamente de los diputados del Frente de Todos (FdT), que contaron con el apoyo del bloque Córdoba Federal, el Interbloque de José Luis Ramón y otros aliados provinciales; mientras que tuvo el rechazo de 119 votos, de Juntos por el Cambio (JxC), el lavagnismo de Consenso Federal y el Frente de Izquierda.

Al finalizar la sesión se dio una fuerte polémica entre Máximo Kirchner y Mario Negri, presidentes del bloque del FdT y del interbloque JxC, quienes mostraron dos balas y una piedra, en pleno recinto del Congreso.

El diputado Negri arrancó su discurso mostrando una piedra, en recordación por las que les tiraron a fines de 2017, en la Plaza del Congreso, cuando se discutió la anterior modificación al índice de movilidad jubilatoria. “El Presidente decía en 2019 que entre los bancos y los jubilados se quedaba toda la vida con los jubilados. Sin embargo, se quedó con los bancos, ya que con las Leliqs les dio ganancias que nunca antes habían visto. Mientras que los jubilados perdieron durante este 2020 unos 100.000 millones de pesos que le hubieran correspondido según la fórmula que el Congreso aprobó en 2017 y que Alberto Fernández suspendió”.

“Esta fórmula va a recuperar paulatinamente la calidad de vida de los jubilados y jubiladas”, le respondió Máximo Kirchner. “Yo creo que hay mejores argumentos que traer una piedra. Pero como sabía que iban a traer una piedra, les traje las balas de goma. Estas son las balas de goma que ustedes usaron. Y las muestro solamente porque ustedes trajeron las piedras. Acá están las balas que tiraron sobre la gente, que son los verdaderos resistentes. Ustedes no son resistentes, ustedes son el poder de la Argentina. Resistir, resistieron los compañeros y compañeras, afuera de la Plaza en 2017”, afirmó el jefe del bloque del FdT, mientras mostraba una bala en cada una de sus manos y era vitoreado por los diputados kirchneristas, hacia el final de la sesión, cuando ya eran las 22.30 de la noche.

La sesión había arrancado a las 11.40 de la mañana, cuando el oficialismo alcanzó -con la ayuda de aliados- los 129 diputados que necesitaba para dar quórum; y la oposición, que había decidido esperar fuera del recinto, ingresó para discutir el proyecto de nueva fórmula de movilidad jubilatoria.

Es que varios diputados, entre ellos los oficialistas Gisela Marziotta y Facundo Moyano, demoraban en llegar a horario por las complicaciones de tránsito que había en los alrededores del Congreso, ante los numerosos cortes de calles generados por el debate de la ley para legalizar el aborto en el Senado.

El proyecto oficial fue presentado por el diputado Marcelo Casaretto (FdT), presidente de la Comisión de Previsión y Seguridad Social. “Nuestro objetivo es sancionar una ley que dé ajustes automáticos, en forma trimestral y que los beneficios del crecimiento lleguen a los jubilados argentinos”, dijo Casaretto, en el primer discurso sobre este proyecto, a las 12.34 del mediodía.

Ese discurso fue reforzado por la exposición del diputado Carlos Heller (FdT), quien lo siguió en el uso de la palabra e intentó explicar por qué el proyecto oficial no contempla a la inflación en la fórmula de la movilidad jubilatoria. El diputado oficialista destacó la distribución gratuita de remedios para los jubilados, desde el PAMI, junto al congelamiento de tarifas de servicios públicos. Además, explicó que los aumentos para jubilados se calcularán en base a una fórmula que combina el aumento de los salarios (INDEC y RIPTE) y el de la recaudación de la ANSES.

“Los salarios se van a incrementar, vamos a tener una fórmula virtuosa. Dennos tiempo, cuando lleguemos a fin de año (próximo) vamos a ver si las jubilaciones crecieron 8 ó 10 puntos respecto a la inflación”, estimó Heller, en un cálculo bastante optimista, que fue duramente criticado por la oposición.

Es que los dirigentes de la oposición aseguraron que es imposible un crecimiento en las jubilaciones, ya que la nueva fórmula de movilidad jubilatoria pretende “reducir el déficit fiscal”, según dijo el diputado Alfredo Cornejo (presidente de la UCR), gastando menos en el pago de las jubilaciones, pensiones, asignaciones familiares, Asignación Universal por Hijo y las pensiones no contributivas, que alcanzan a 18 millones de personas.

La diputada Graciela Camaño (Consenso Federal) aseguró que “esta fórmula no resuelve nada. Desde 1983 los jubilados vienen perdiendo consecutivamente y siempre. Es el fracaso de toda la dirigencia política, yo me incluyo”.

“Alberto Fernández prometió que le iba a subir un 20% a los jubilados. Pero lo primero que hizo el Gobierno fue suspender la movilidad jubilatoria”, dijo el diputado Luciano Laspina (PRO), de Juntos por el Cambio, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda.

“Cuando suspendieron la movilidad jubilatoria, se ahorraron 100.000 millones de pesos este año”, destacó el diputado radical Alejandro Cacace, que fue el miembro informante del dictamen de minoría. Y agregó: “La pérdida ha sido enorme en 2020 y será enorme en 2021. Por eso reclamamos que esté incluida la inflación en la fórmula de la movilidad jubilatoria”.

Su discurso fue complementado por el de Paula Oliveto (CC), quien sostuvo que este proyecto del Gobierno es “un nuevo ajuste”, una “estafa” a los jubilados.

Hasta el diputado Nicolás del Caño (Frente de Izquierda) mencionó que “con la suspensión de la movilidad del gobierno anterior, el Gobierno (actual) se ahorró cerca de 100.000 millones de pesos”. Y cuestionó que se organizó esta discusión “el mismo día que el Senado discute el aborto legal, seguro y gratuito, que esperemos sea ley. Pero están queriendo que pase desapercibido un ajuste que va a perjudicar sobre todo a las mujeres jubiladas y a las más humildes que perciben la Asignación Universal por Hijo”.

Ese ocultamiento del debate parlamentario también fue mencionado por varios diputados opositores de Juntos por el Cambio, quienes además destacaron la diferencia con el anterior debate sobre el sistema jubilatorio, cuando el kirchnerismo y la izquierda “arrojaron 14 toneladas de piedras. Pero la violencia no solo fue afuera de este recinto. ¿Ustedes no recuerdan lo que hicieron a fin de 2017, cuando voltearon una sesión de prepo, con quórum legal? Son caraduras, cuando no piden disculpas por el atropello institucional que le hicieron a este Congreso”, dijo el diputado radical Luis Petri.

El presidente del bloque del PRO, Cristian Ritondo, dijo que “es increible que el gobierno no tenga una idea superadora que ajustar a los adultos mayores, al sector más vulnerable de la pandemia. Estamos escondidos entre verdes y celestes, para darle un destino negro a los jubilados. Ustedes lo saben muy bien, pero este año no hay ningún trabajador que le haya ganado a la inflación. Hoy saben que le están mintiendo a los jubilados. Estamos acá discutiendo, no estamos tirando piedras en una plaza ni ponemos una marcha con otra cosa para distraer la atención. Hoy repudiamos enérgicamente el robo a nuestros padres y abuelos. Por eso mi voto es negativo”, adelantó Ritondo.

En cambio, la diputada Mirta Tundis (FdT) hizo un recorrido histórico por las diferentes modificaciones que tuvo el sistema previsional, defendió el proyecto oficial y cuestionó duramente las críticas de la oposición. “La historia nos demuestra que cada vez que el aumento se aplicó por salario o por recaudación, la fórmula o los aumentos fueron buenos. Se habló de ajuste, de robo, los bancos, ahorro fiscal, de relato, de mentira. ¿Dónde está el relato y la mentira? Les sacaron seis meses a los jubilados y los medicamentos”.

El diputado Carlos María Gutiérrez, del bloque Córdoba Federal, dio su “voto positivo” y anunció que la provincia mediterránea había firmado un convenio con la Nación, para financiar a “100.000 jubilados cordobeses, que mañana van a tener el convenio que durante diez meses hemos discutido con la Nación”. Se trata de un convenio de financiamiento entre la ANSES y la Caja de Jubilaciones cordobesa, que se anunció esta misma tarde, en sintonía con el voto positivo del bloque que responde al gobernador Juan Schiaretti.

Al inicio de la sesión se aprobaron otros dos expedientes, para autorizar al presidente Alberto Fernández a viajar fuera del país durante 2021; y un acuerdo con el Gobierno de Qatar para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal.

También hubo fuertes cruces, antes de arrancar con el debate sobre la movilidad jubilatoria. Primero, tras el pedido del diputado de la Coalición Cívica, Rubén Manzi, de citar a la Cámara al ministro de Salud, Ginés González García, para que dé explicaciones sobre sus “contradicciones” en la cuestión de la pandemia y las vacunas. Cecilia Moreau, del Frente de Todos (FdT), rechazó el pedido, de manera enérgica, y discutió con Fernando Iglesias, de Juntos por el Cambio: “Iglesias no seas violento, no empieces que es temprano”.

Además hubo un fuerte choque entre la diputada Soher El Sukaria, del PRO, y Sergio Massa, presidente de la Cámara, por el tiempo para hablar durante la sesión. “Mire, hoy comenzó la vacunación, van a vacunar a jubilados, van a vacunar a todos sin saber qué mierda nos van a inocular, no les interesa la muerte de las mujeres así que apague el micrófono y ponga a consideración. Gracias”, cerró la diputada cordobesa, poco antes de que comenzara el debate por la ley de movilidad jubilatoria, cuando fundamentaba un pedido de apartamiento de reglamento y Massa la apuraba para que terminara su exposición.

El cierre del debate produjo el cruce más tenso entre el oficialismo y la oposición. El jefe del interbloque de JxC, Mario Negri, arrancó mostrando una piedra, en recordación de las 14 toneladas que tiró la entonces oposición en la reforma de 2017. Máximo Kirchner, jefe del bloque del FdT, replicó mostrando balas de goma de esa represión y, entre gritos, fustigó a la gestión macrista. Según el hijo de la vicepresidenta, en Alemania ahora “los jubilados producto de la pandemia también van a pedir bolsones de comida”. Cuando se votó la ley, a las 22.44 horas, la titular de la ANSeS, la camporista Fernanda Raverta, celebró abrazándose a sus colaboradores en uno de los palcos.

Origen:CLARIN