POR CRISTINA MARCOS Y MIKE LILLIS 

El Congreso el jueves por la mañana afirmó formalmente al presidente electo Joe Biden victoria electoral después de una turba que apoyaba Presidente Trump irrumpió violentamente en el Capitolio el día anterior.

El extraordinario ataque al epicentro simbólico de la democracia estadounidense dejó el edificio hecho jirones, al menos un alborotador murió  y los legisladores de ambos partidos quedaron conmocionados por la amenaza sin precedentes a su seguridad en un edificio que antes se pensaba que era prácticamente impenetrable.

Poco antes de las 4 am, después de que los legisladores tabularan formalmente los votos de los colegios electorales de cada estado, el vicepresidente Pence anunció antes de una sesión conjunta del Congreso que Biden y el vicepresidente electo Kamala Harris había ganado 306 votos sobre los 232 de Trump.

Las imágenes de partidarios de Trump entonando cánticos rompiendo ventanas, peleando con la policía del Capitolio y marchando sin obstáculos por la Rotonda rebotaron rápidamente en todo el mundo, asombrando a Washington, a la nación y a todo el mundo libre, al tiempo que llevaron a las acusaciones de los legisladores de ambos partidos de que era el propio presidente. que había incitado al motín.

“No hay duda de que el presidente formó la mafia, el presidente incitó a la mafia, el presidente se dirigió a la mafia”, dijo el Rep. Liz Cheney(Wyoming), el tercer republicano de la Cámara de Representantes. “Encendió la llama”.

La votación para certificar la victoria del presidente electo en el Colegio Electoral, el paso final antes de su toma de posesión el 20 de enero, es en gran medida una cuestión de rutina, pero los líderes del partido en ambas cámaras decidieron que retrasarlo, aunque sea brevemente, entregaría el mensaje. que la mafia había ganado.

En cambio, se apresuraron a finalizar sus votos aceptando los recuentos estatales, con la esperanza de que enviaran una señal muy diferente al país atónito: las instituciones democráticas de la nación siguen siendo fuertes incluso bajo un ataque directo.

“Debemos y demostraremos al país – y de hecho al mundo – que no seremos desviados de nuestro deber, que respetaremos nuestra responsabilidad con la Constitución y con el pueblo estadounidense”, dijo el portavoz. Nancy Pelosi (D-Calif.) Dijo mientras presidía el piso de la Cámara.

“El Senado de los Estados Unidos no se dejará intimidar. No nos mantendremos fuera de esta cámara por matones, turbas o amenazas. No nos doblegaremos ante la anarquía o la intimidación ”, dijo el líder de la mayoría del Senado.Mitch McConnell (R-Ky.) Dijo mientras volvía a reunirse en la cámara alta el miércoles por la noche.

Los procedimientos del día fueron extraordinarios incluso antes de la llegada de la turba violenta, ya que más de 100 de los aliados más cercanos de Trump en ambas cámaras habían prometido impugnar los resultados de las elecciones en hasta seis estados de campo de batalla donde afirmaron, sin evidencia, que se había cometido fraude. desenfrenado.

La Cámara y el Senado tardaron menos de una hora en debatir por separado la primera objeción republicana a un estado que ganó Biden, Arizona, cuando los alborotadores entraron en edificios de oficinas cercanos y, finalmente, en el propio Capitolio .

Ambas cámaras entraron en receso durante más de cinco horas y media mientras la policía luchaba por contener el caos que se desarrollaba dentro del Capitolio. Las turbas entraron en la cámara del Senado, rompieron el vidrio de una de las puertas centrales que conducían a la cámara de la Cámara y destrozaron la oficina de Pelosi cercana.

El terror y el caos reinaban en el Capitolio cuando se les dijo a los legisladores, el personal y los reporteros en las cámaras de la Cámara y el Senado que se escondieran debajo de sus asientos, les pusieron máscaras antigás y finalmente fueron evacuados.

Uno de los alborotadores que irrumpió en la cámara del Senado se sentó en la silla en el estrado reservado para el oficial que presidía mientras gritaba en apoyo de Trump. Otro columpió desde la base de la galería de visitantes, mientras que un tercero fue visto con los pies apoyados en un escritorio en la oficina de Pelosi .

En la cámara de la Cámara, los agentes de policía sacaron armas e improvisaron colocando muebles pesados ​​contra la puerta central para evitar que la turba entrara, donde los legisladores, el personal y los periodistas luchaban por cubrirse.

La policía de DC confirmó que una mujer no identificada recibió un disparo dentro del Capitolio y luego murió. Otras tres personas, una mujer y dos hombres, murieron después de aparentemente sufrir “emergencias médicas separadas” cerca de los terrenos del Capitolio.

Numerosos agentes de la Policía del Capitolio también resultaron heridos.

La mayoría de los alborotadores no tenían máscara a pesar de la pandemia de COVID-19 y algunos portaban banderas confederadas.

Tanto la Cámara como el Senado finalmente votaron el miércoles por la noche para rechazar el desafío a los votos electorales de Arizona sobre una base bipartidista. Se esperaba ese resultado, pero los impactantes eventos del día actuaron para disminuir el número de objetores republicanos.

Aún así, 121 republicanos en la Cámara y seis en el Senado votaron para desafiar los resultados de Arizona. Horas más tarde, la Cámara y el Senado rechazaron un desafío al resultado de Pensilvania por márgenes similares. El Senado lo rechazó por 92-7, mientras que la Cámara votó 282-138.

Cuando comenzó el miércoles, al menos 14 senadores republicanos y más de 100 republicanos de la Cámara de Representantes estaban listos para desafiar los resultados bajo la presión de Trump.

Una objeción debe ser hecha por al menos un legislador en cada cámara para que se generen dos horas de debate y una votación. Los senadores republicanos y los miembros de la Cámara habían planeado también lanzar objeciones a Georgia, pero finalmente se echaron atrás después del caos del día.

“Cuando llegué a Washington esta mañana, tenía toda la intención de oponerme a la certificación de los votos electorales. Sin embargo, los hechos que han sucedido hoy me han obligado a reconsiderar y ahora no puedo, en conciencia, objetar ”, el Senador.Kelly Loeffler (R-Ga.), Quien perdió la reelección en una segunda vuelta la noche anterior, anunció en el Senado.

Senador Mike Braun (R-Ind.) Fue aún más escueto, diciendo que los eventos del día “cambiaron las cosas drásticamente”.

“Cualquier punto que hayas hecho antes debería ser suficiente”, dijo Braun. “Dejemos atrás este feo día”.

La Policía del Capitolio dijo a principios de semana que tendría oficiales adicionales en servicio en anticipación de protestas masivas por el recuento del Colegio Electoral. Pero esos refuerzos no fueron suficientes cuando las turbas rompieron las barricadas, empujaron a los oficiales con equipo antidisturbios y entraron al edificio a través de las ventanas rotas.

El secretario de Defensa interino, Chris Miller, dijo que la Guardia Nacional del Distrito de Columbia, que representa a 1.100 soldados, se desplegaría para ayudar a contener los disturbios. Los gobernadores de Virginia y Maryland también enviaron policías estatales y miembros de la Guardia Nacional antes del toque de queda a las 6 pm establecido por el alcalde de DCMuriel Bowser.

En los días previos a las votaciones del Colegio Electoral del miércoles, Trump había criticado el proceso electoral como intrínsecamente corrupto, enmarcando la victoria de Biden como un fraude y alentando a sus seguidores a venir a Washington a protestar. Poco antes de que el Capitolio fuera asaltado el miércoles, se había dirigido a miles de esos partidarios fuera de la Casa Blanca, prometiendo nunca admitir la derrota e instando a la multitud a marchar hacia el Capitolio.

“Nunca recuperará nuestro país con debilidad”, dijo a la multitud que lo vitoreaba. “Tienes que mostrar fuerza y ​​tienes que ser fuerte”.

Después de que el humo, literal y figurativo, se disipó, los miembros de ambos partidos culparon a Trump por incitar a los alborotadores a protestar en el Capitolio y continuar afirmando falsamente que perdió las elecciones debido a un fraude electoral.

“Fue un día trágico y él fue parte de él”, dijo el Senador. Roy Blunt(R-Mo.) Dijo a los periodistas cuando se le preguntó si Trump tenía la responsabilidad. “Creo que a mucha gente le advirtió que tenemos que ser más cuidadosos y reflexivos en la forma en que nos tratamos y salvaguardamos la democracia y las libertades que tenemos”.

A medida que se desarrollaba la violencia, demócratas, republicanos y exfuncionarios de la Casa Blanca suplicaron a Trump que apagara el caos instando a sus partidarios a abandonar las instalaciones del Capitolio.

Más tarde, Trump tuiteó un video en el que les decía a sus seguidores que “se fueran a casa”, pero agregó: “Los amamos, son muy especiales”. También amplificó las afirmaciones falaces de que la elección fue robada.

La reacción fue rápida.

Numerosos demócratas pidieron otra ronda de procedimientos de juicio político o la invocación de la Enmienda 25 de la Constitución para destituir inmediatamente a Trump de su cargo, a pesar de que está programado para dejar la Casa Blanca en dos semanas, cuando Biden tome posesión.

Reps. Ilhan Omar (D-Minn.) Dijo que redactará artículos de acusación contra Trump, quien fue acusado por la Cámara controlada por los demócratas en diciembre de 2019 por presionar al gobierno ucraniano para que abriera una investigación sobre Biden.

Los legisladores pidieron además enjuiciar a los alborotadores e investigar por qué la Policía del Capitolio no logró controlar la situación.

“La violación de hoy en el Capitolio de los Estados Unidos plantea graves preocupaciones de seguridad”, dijo la presidenta del Comité de Administración de la Cámara de Representantes. Zoe Lofgren (D-Calif.) Dijo en un comunicado, y agregó que tiene la intención de que su panel trabaje con los líderes de la Cámara y el Senado de ambos partidos “para abordar estas preocupaciones y revisar la respuesta en los próximos días”.

Pero, sobre todo, el caos del miércoles marcó un día oscuro para la democracia estadounidense que los legisladores advirtieron que hará retroceder la reputación de la nación ante el resto del mundo y requerirá trabajo para repararla.

El propio Capitolio sufrió daños físicos horas después de que las fuerzas del orden expulsaron a los alborotadores del edificio. El miércoles marcó la primera vez que un grupo violento rompió el Capitolio desde los británicos en agosto de 1814, según la Sociedad Histórica del Capitolio de EE. UU.

La puerta que conduce a la Rotonda del Capitolio desde los escalones del Frente Este, donde la turba rompió una barrera de seguridad, tenía grietas de vidrio y lo que parecían ser marcas de bala. Una puerta de vidrio que adornaba la entrada del Lobby del Orador fuera de la cámara de la Cámara también estaba rota.

Y en la Rotonda misma, la basura de los alborotadores aún permanecía a lo largo de las paredes, incluida una bandera de Trump, barras de proteínas y botellas de agua. Los pisos de la Rotonda y los alrededores de las cámaras de la Cámara y el Senado estaban cubiertos de tierra con marcas de zapatos.

“Esta será una mancha en nuestro país que no se eliminará tan fácilmente”, dijo el líder de la minoría del Senado. Charles Schumer(DN.Y.). “Pero somos personas resilientes, con visión de futuro y optimistas. Y esta noche comenzaremos el arduo trabajo de r

Origen: thehill.com