La Justicia va por Gildo Insfrán, el gobernador de Formosa

Para Gildo Infrán, gobernador de Formosa, él “está trabajando en la política sanitaria de la provincia, defendiendo la salud y la vida de los formoseños”, para dos mujeres concejales que fueron detenidas violentamente por la policía formoseña Gabriela Neme y Celeste Ruiz Díaz los Centros de Asilamientos construidos por el gobernador para aislar a los enfermos de Covid, son virtuales centros de detención ilegales, donde la gente permanece hacinada, están obligadas a permanecer allí sin libertad, comen donde duermen, porque no hay mesas ni baños suficientes, no se separan enfermos de sanos, niños sin atención médica y bebés sin cobertura pediátrica, de acuerdo a lo denunciado por estas mujeres que Insfrán mandó a detener cuando se manifestaban pacíficamente frente a la Escuela Nº 18 Fray Mamerto Esquiú de Formosa.

La gente, desde adentro del lugar donde los tienen privados de su libertad y como en un sistema carcelario, intentan conectarse con sus teléfonos celulares con el exterior, especialmente los medios nacionales y redes sociales y han recibido amenazas de expropiarle los teléfonos, en caso de seguir emitiendo imágenes desde adentro del Estadio Cincuentenario asignado para el aislamiento por el gobernador, donde en las últimas horas se han propagado videos de cómo se está vaciando el lugar, ante la llegada del titular de DDHH Horacio Pietragala, visita que fue solicitada por el propio Insfrán, pero que a juzgar por los hechos, le “están preparando el escenario” para que cuando llegue a hacer la “inspección”, encuentre todo OK y su reporte sea limpio y le ayude al compañero gobernador.

Gildo Insfrán es el mismo gobernador que impidió por mucho tiempo el acceso a sus hogares de 7.500 formoseños y hubo un juez que lo obligó a levantar la prohibición.

El hoy kirchnerista, que antes fue peronista y podría ser de cualquier partido en los próximos años, hace 25 años que es gobernador de Formosa. Es un pequeño dictador en un feudo propio, donde despliega desde siempre la mayor fuerza política y policial sobre las clases más necesitadas. Mantiene una de las provincias con mayor pobreza y una gran parte de la clase pudiente de su feudo, son cómplices y colaboradores del gobernador, quien los beneficia con negocios y además el gobernador cuenta con mayoría eterna en la Legislatura y le ha permitido reformar la Constitución (entre otras leyes) para asegurarse su reelección permanente.

Infrán es el típico producto de la política argentina. Si acaso viviera Néstor Kirchner y en el 2003 no hubiera llegado a la presidencia, seguramente él o su descendencia emularían el modelo y lo tendríamos en el gobierno. Sin embargo, bajo otros términos hoy en Santa Cruz funciona ese mismo modelo autoritario de la mano de la hermana de NK, quien es la última mandataria provincial en 30 años de kirchnerismo ininterrumpido.

En Argentina hubo otros malos ejemplos como Eduardo Brizuela del Moral, 20 años gobernando Catamarca, antes los SaadiJosé Luis Gioja en San Juan, Capitanich en Chaco, José Alperovich en Tucumán, etc, constituyen gobiernos que se repiten y generan autoritarismo, manipulación y desarrollan el sentido de la apropiación, donde todo parece pertenecerles, incluyendo la gente.

Es el caso de Gildo Insfrán, un caudillo populista y corrupto a quien en este caso se le escapó la tortuga, tiró tanto de la cuerda, manipuló tanto a la gente y abusó tanto del poder, sin tener en cuenta la inmediatez de las comunicaciones, que hoy, desde el interior de los lugares donde ha ordenado hacinar personas, bajo el argumento del Covid, se le ha disparado un escándalo que ha trascendido las fronteras del país y ya se replica como un modelo de gobierno “peronista-krichnerista” en el mundo, donde, una vez más, nos miran como el hazmerreir de América Latina, solo unos escalones por debajo de Venezuela.

Origen: ¡opisantacruz.com.ar