VICTIMA.JPEG

🚗 venía reclamando en la Justicia la división de bienes.

El fallo que multa a Báez por 480 millones de dólares complicó su estrategia.

Lázaro Báez ya no es millonario. Lo fue desde 2003 a 2015 y después el declive de su imperio fue permanente: pasó de tener 1.412 bienes tasados por unos 205 millones de dólares a sufrir el embargo de su patrimonio por las investigaciones judiciales.

El año pasado, en medio del juicio por la Ruta del Dinero K -en el que ayer condenaron a Báez a 12 años de prisión- su ex esposa Norma Calismonte comenzó a averiguar con sus abogados a cuánto ascendía el patrimonio real de Báez para iniciar la división de bienes. Pero la dura condena contra el dueño del Grupo Austral, las multas millonarias aplicadas por los magistrados empiezan a frustrar toda posibilidad de reclamar algo.

A pesar de los embargos, había un grupo de propiedades que seguían activas. Por eso Calismonte le había pedido a sus abogados Roberto Herrera y Alejandro Baldini, que avancen sobre los bienes del empresario que estaban explotando en concepto de alquiler. Quería saber a dónde iba ese dinero.

La sospecha de la ex esposa del empresario K es que hay una importante circulación de dinero que la familia de Báez no percibe y que personas ajenas al círculo íntimo lo manejan a través del alquiler de cabañas y departamentos.

Aunque realizó intimaciones judiciales, no hubo respuestas. La finalidad de la medida era poder determinar el circulante de fondos por fuera de las cuentas judiciales, ya que desde 2016 todo el patrimonio de Lázaro Báez, se encuentra embargado y con administradores judiciales.

El envío de intimaciones no fue sorpresivo para Báez. Una de esas cartas documento fue remitida a la familia de su actual novia, que tendría a su cargo la comercialización de un conjunto de cabañas en Santa Cruz. “Espero que ahora vea quién le roba”, había dejado trascender Calismonte a su entorno, cuando el empresario K acompañado de su nueva pareja dejó el Penal de Ezeiza y se dirigió a un domicilio bajo reserva para cumplir el arresto domiciliario.

Calismonte, dicen sus abogados, buscaba la división de bienes, “no para tener algo ella, sino para resguardar los bienes que corresponden para sus hijos”.

Pero esos planes se frustraron este miércoles a las 14.30 cuando el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) concluyó la lectura del veredicto en la Ruta del Dinero K. Sus cuatro hijos, terminaron condenados: los dos varones con las penas mayores respecto a la acusación adjudicada, Martín (9 años) y Leandro (5 años), y Luciana y Melina recibieron una pena en suspenso de 3 años cada una.

Pero además todos ellos deberán hacer frente a multas millonarias valuadas en dólares y en proporción a los fondos que se blanquearon.

La decisión que tiene implicancia directa en el frustrado plan de avanzar en una división de bienes, fue la multa sobre el empresario K: ocho veces la suma de dinero volcada a las operaciones ilícitas, es decir deberá pagar 480 millones de dólares

Pero hubo más: Austral Construcciones la firma insignia de Lázaro Báez, también fue multada y deberá pagar 120 millones de dólares. Fue la piedra angular de las maniobras investigadas y a su nombre hay más de 900 bienes inscriptos.

En paralelo, la constructora que tuvo como único cliente al Estado durante la década kirchnerista, se encuentra en pleno proceso de quiebra. Como contó Clarín, la jueza María José Gigy Traynor, ya remató varios bienes: departamentos, cocheras y edificios mayoritariamente. Ese dinero va a la cuenta judicial que después se distribuirá entre los acreedores. Además, ya puso fecha para rematar estancias emblemáticas de Báez.

Es decir, entre las multas aplicadas a Báez, a la constructora que concentraba gran parte de los bienes, y el proceso de remate en la quiebra, la posibilidad de realizar una división de bienes quedó como un plan lejano en el tiempo: todo fue decomisado y los cuatro herederos de lo que fue una cuantiosa fortuna, condenados.

Lucía Salinas
Origen:CLARIN