LOS CIUDADANOS ASEGURAN VIVIR EN UNA DICTADURA

El 4 de marzo, a menos de un mes de haber flexibilizado el confinamiento, el gobernador de Formosa Gildo Insfrán anunció el regreso a la fase 1 de aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO). Las protestas y la resistencia a la medida no se hicieron esperar, los formoseños se concentraron frente a la Casa de Gobierno en rechazo a la medida tomada y el gobernador ordenó una dura represión policial. El gobierno de Formosa, gran aliado de Alberto Fernández, tambalea.

Sigue…

Origen: La Gaceta de la Iberosfera