BUSCAN JUSTICIA A LA CARTA

Foto: Facebook de Cristina Fernández de Kirchner

Pese a los graves tiempos de pandemia que se viven y a la delicada situación de crisis económica que atraviesa la Argentina, pareciera que a propósito y de manera imprudente, el presidente Alberto Fernández no quiere hallar puntos de encuentro y acercamiento con su par de Brasil, Jair Bolsonaro.

La relación no se halla en un buen momento. El vínculo comercial con el vecino país empeora día a día y el descuido diplomático por superar la crisis parece intencional. Sobreabundan los signos y evidencias del destrato mutuo. En esta ocasión, más allá de las intenciones o necesidades, Fernández no desaprovechó la oportunidad para manifestarse contrario y opuesto al actual mandatario brasileño.

El propio presidente argentino utilizó en beneficio propio y más aún, a conveniencia de su Vicepresidenta Cristina Kirchner, la estridente noticia sobre la sentencia del juez Edson Fachin, del Supremo Tribunal Federal de Brasil que anuló las sentencias condenatorias contra Lula da Silva.

Según Fernández, “se trata de la primera sentencia que admite, a su juicio, la aplicación del Lawfare contra líderes políticos de América Latina que enfrentan al establishment de sus propios países”.

Dicho en otros términos, una gran excusa y excelente antecedente para alinear las intenciones y argumentos que necesita la ex presidenta argentina como excusa para seguir reclamando la justicia que ella misma esquiva. El fallo Lula le sentó muy bien a Cristina Kirchner y de inmediato Alberto Fernández se encargó de pavonearlo.

“Le dije a Lula que lo admiraba y que lo quería entrañablemente, que nunca dudé de su inocencia, y que por eso colaboré por su libertad”, confesó a la prensa el mandatario argentino minutos después de conocerse la noticias sobre el fallo del exjefe de Estado de Brasil.

Sigue…

Origen:  La Gaceta de la Iberosfera