Un agente madurista y un abogado argentino vinculado con el kirchnerismo podrían estar de un intento para desestabilizar Paraguay

Pocos días antes de que comenzaran las manifestaciones un agente de inteligencia de Maduro y un abogado vinculado con los Kirchner llegaron sospechosamente al país.

Redacción | Primer Informe

Paraguay está inmerso en consecutivas jornadas de protestas que han terminado por sumir al país en la violencia. Las manifestaciones comenzaron pacíficamente. Reclamaban por el manejo poco transparente de los recursos para la pandemia.

Pero rápidamente, las movilizaciones dieron espacio al surgimiento de hechos de violencia. Autoridades de seguridad de ese país creen que los hechos han sido provocados por agentes infiltrados.

El ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, explicó que tenían conocimiento de personas que llegaron del exterior días antes para organizar estos hechos violentos.

Según el portal argentino Periodismo y Punto, el día previo a la primera manifestación contra el gobierno de Mario Abdo Benítez había ingresado al país una comitiva de cinco personas, todas procedentes de la ciudad de Buenos Aires, que se alojó en el edificio The One.

Entre estas cinco personas llegadas al país el 4 de marzo pasado se encontraban el exfuncionario del venezolano Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

Se trata de Orlando José Montañez Olivares. Hace años, Estados Unidos lo expulsó de su territorio por espiar para el régimen chavista.

Montañez presuntamente habría sido enviado por el propio Nicolás Maduro para apoyar los hechos violentos que se presentaron en las diferentes jornadas de protestas desde el 5 de marzo pasado.

La infiltración de agentes de inteligencia por todo el continente es una práctica común de la dictadura chavista.

para desestabilizar a Paraguay

El abogado kirchnerista

Junto a Montañez Olivares viajaron otros tres dirigentes venezolanos y el abogado argentino Franco Bindi. 

Bindi, tuvo entre 2011 y 2013 una orden de captura internacional por el delito de sustracción de menores. Luego trabajó para un senador muy cercano al exministro de Planificación, Julio de Vido, un hombre clave del kirchnerismo.

Todas las personas que componían el grupo que llegó al país antes de la primera manifestación fueron monitoreadas por las autoridades paraguayas.

También se presume que Franco Agustín Bindi tiene lazos con los servicios de inteligencia argentinos.

Estando en Paraguay, realizó gestiones para visitar a Laura Villalba, hermana de Carmen Villalba y presunta integrante del grupo criminal autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). El pedido le fue denegado.

A fines del mes de febrero, el gobierno argentino otorgó refugio político a  familiares de Carmen María Villalba Ayala, de 49 años, una de las líderes y fundadoras del grupo criminal.

Con información de La Nación  (Paraguay).

Origen: primerinforme.com