En todos los niveles de la vida pública a escala mundial se percibe una crisis de liderazgo. Lo que se refleja en los rasgos de los dirigentes surgidos a partir de los años 90. Estos se caracterizan por el populismo

De acuerdo con un análisis del periódico dominicano Listín Diario, la influencia, carisma y resiliencia de estos líderes, de cara a las adversidades, son precarias.

Ello si se compara con los líderes políticos precedentes. Hecho que se agrava porque en el ejercicio de la gobernanza democrática en estos tiempos hay que ser creativo, empático y flexible.

Las nuevas circunstancias del poder político en estos tiempos no son las de antes. Los “jefes” sempiternos y hábiles negociadores están siendo suplantados por outsiders que se apoyan en los nuevos medios.

Los políticos de antes lograban centralizar el aparato partidista y eran considerados una especie de semidioses.

Sigue…

Origen: elpolitico.com