Cristina Kirchner Nicolas Maduro

Por: Claudio Savoia

Luego de varias abstenciones y votos funcionales a la dictadura de Nicolás Maduro en organismos internacionales, y días después de la salida argentina del Grupo de Lima, el gobierno le acaba de hacer un nuevo guiño al gobierno chavista de Venezuela: la Unidad de Información Financiera (UIF) dejó caer este lunes por la noche las alertas que habían sido lanzadas para que los sujetos obligados de informar transacciones sospechosas tuvieran especial atención respecto a los movimientos financieros realizados por el gobierno venezolano.

Publicada el lunes 29 de marzo a las 20.23, de 2021, la notificación masiva de UIF “comunica a los Sujetos Obligados a informar, en los términos del artículo 20 de la Ley 25.246 y modificatorias, que en relación al estado de vigencia de las Alertas vinculadas al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, diseminadas por este Organismo mediante Notas Masivas N° 159, N° 166, N° 171, N° 199, N° 222 y N° 238 debe estarse, a los fines de evaluar su aplicación, a las fechas de vencimiento consignadas en las respectivas Notas, siendo la última de dichas fechas el 30 de Diciembre de 2020.”

​Para la abogada María Eugenia Talerico, ex vice directora de la UIF durante la gestión de Mariano Federici en el gobierno de Mauricio Macri, se trata de un “lamentable retroceso de Argentina en la lucha contra el lavado de activos y la financiación del terrorismo, pues las alertas al sistema financiero estaban vinculadas con esas amenazas concretas que involucraban a personas determinadas del régimen de Nicolás Maduro. Asimismo demuestra la falta de independencia operativa de la de la UIF, que debería ser un organismo de investigación y control, autónomo e independiente.”

Juan Félix Marteau, ex Coordinador Nacional en temas antilavado y contrafinanción del terrorismo y actual abogado en estos temas consideró que “la definición de Venezuela como un narco estado que oprime a su gente, como es mi opinión, o como un estado amigo que necesita protección, como piensa la jefatura política de nuestro gobierno, es una cuestión de alta política que debe ser resuelta con mucha atención. En el plano más específico de la UIF es fundamental que este organismo del Estado no se partidice, no tome posición facciosa en temas como este, y cumpla con los protocolos de combatir, junto con otras UIFs del mundo, a quienes hacen circular activos ilícitos.”

El director del programa de posgrado en combate global del lavado de activos y la financiación del terrorismo de la Facultad de Derecho de la UBA también cree que “para los sujetos obligados del sector privado es importante comprender con reglas claras qué es lo que deben controlar, sobre todo de la gran criminalidad, y que no se les traslade las ambigüedades de la Cancillería. Más allá de esta lista que acaba de eliminar la UIF, todos los componentes del sistema deben prevenir actividades financieras ilícitas, las realice un funcionario venezolano o cualquiera de sus aliados”.

En los últimos tres años se multiplicaron las denuncias, detenciones y condenas en Estados Unidos de personas acusadas -o confesas- de haber participado de maniobras de lavado de dinero proveniente del gobierno venezolano o alguno de sus jerarcas. Con varios de ellos buscados por la justicia, hace un año las recompensas ofrecidas por la captura de Nicolás Maduro y los cuatro altos cargos de su régimen en Venezuela sumaban 45 millones de dólares, pero al poco tiempo la cifra se duplicó a 90 millones de dólares con la incorporación de otros prominentes dirigentes chavistas y sus testaferros.

Origen: Clarín