José A. Friedl Zapata 

Nada de esto fue un error

“La ley es tela de araña y en mi ignorancia lo explico, no la tema el hombre rico, no la tema él que mande, pues la rompe el bicho grande y solo enrieda a los chicos”. Martín Fierro

La expansión del consumo y el tráfico de drogas en la Argentina es hoy en día más que alarmante, en un país que ha colapsado políticamente, económicamente y socialmente. En los últimos años la Argentina ha sufrido una dolorosa transformación estructural con la problemática del narcotráfico. Frente a ello las respuestas políticas gubernamentales de las administraciones kirchneristas de turno han sido nulas, es más, las han fomentado. Fomentaron el consumo, la fabricación, la exportación y permitieron el lavado del dinero ilícito. Todo esto debido a las mafias enquistadas en el poder político, judicial y económico del país, haciendo que la Argentina esté sufriendo una Venezolización a todas luces. Poderosas narco-organizaciones mundiales han encontrado en la Argentina tierra segura y fértil para sus negocios, gracias a la corrupción existente, al colapso de la Justicia, de los controles aduaneros y fronterizos, y aprovecharon estas debilidades endémicas institucionales para echar raíces, ayudando así a crear una poderosa mafia política. Estos rasgos lo tienen en común en nuestro continente las satrapías existentes tanto en Cuba, como en Venezuela, Nicaragua, Bolivia, y ahora en la Argentina donde el gobierno de turno del Presidente Alberto Fernández, que en realidad es el gobierno de la vice-presidenta Cristina Kirchner, son los responsables de la violación constante de la Constitución, de las leyes vigentes.

En el año 2007 publiqué un libro titulado “El Gran Engaño-Fidel Castro y el Narcotráfico Internacional”, en la editorial colombiana Intermedio perteneciente al Círculo de Lectores, que fue fruto de muchos años dedicados a la investigación del involucramiento de la cúpula cubana con el narcotráfico y narcoterrorismo internacional. Uno de los capítulos lo titulé “El Cartel de la Habana”. Hoy en día, al analizar el caso del involucramiento evidente de la Argentina en el comercio internacional de la droga, bien podríamos hablar de un verdadero “Cartel de Buenos Aires”, que tiene todas las características del cubano, compartiendo los mismos rasgos con el venezolano, nicaragüense y boliviano. Este cartel tiene ya larga data y va paralelo a los gobiernos kirchneristas del país, tanto de Néstor como de Cristina Kirchner, que durante casi 13 años gobernaron el país, y potenciaron el narcotráfico en forma de enriquecimiento personal y fuente de ingresos para sus políticas castro-chavistas. Siguiendo al pie de la letra las nefastas enseñanzas de los hermanos Castro de explotar el narcotráfico internacional para sus fines políticos en el continente, la mafia kirchnerista supo usar el narconegocio y el lavado de dinero para sus fines de dominio del país. La profesora norteamericana Rachel Ehrenfeld, especialista en temas de narcotráfico y lavado de dinero, comenta en su libro “Evil Money”, que con el advenimiento del castrismo en Cuba se solidificó una alianza maléfica entre narcotráfico y terrorismo y que “el casamentero en esta maléfica boda fue Fidel Castro”. Los Kirchner, junto a los que detentan el poder en Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Honduras, El Salvador, México han resultado ser buenos discípulos. Ahora con el gobierno de Alberto Fernández parece que el virus del narcotráfico ha cobrado nuevas fuerzas. El país hoy en día se encuentra en el tercer lugar del continente después de Brasil y Colombia en el ranking de países exportadores de drogas. Tanto las autoridades de la Unión Europea, como del Departamento de Estado Norteamericano están muy alertas del desarrollo de este muevo epicentro del narcotráfico internacional.

Continua…

Origen: Periódico Tribuna de Periodistas