Organizaciones vinculadas a la disidencia cubana denunciaron una creciente campaña de represión en Cuba.

Esta denuncia llega después de un mes de marzo marcado por las presiones sobre los movimientos de artistas y sobre la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), cuyo líder, José Daniel Ferrer, encabeza una campaña de huelgas de hambre a la que se han sumado decenas de personas.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) cifró en 478 las “acciones represivas” atribuidas a las fuerzas de seguridad cubanas en el mes de marzo. De ellas, 114 corresponden a detenciones arbitrarias, según un comunicado de la organización difundido este martes.

Origen: libertaddigital.com