El ministro de Defensa de Maduro se quejó en Twitter diciendo que el Ejército de Argentina rechaza mantener intercambios con Venezuela.

El ministro de Defensa de Maduro dice que los militares argentinos bloquearon la cooperación militar con Venezuela.

Redacción | Primer Informe

En Argentina, el Ejército quedó en el medio de los cuestionamientos a la gestión de Alberto Fernández sobre la pandemia.

El mandatario argentino anunció que usaría a ese componente de sus Fuerzas Armadas para controlar las más recientes medidas de cierre que buscan detener de los contagios de coronavirus. Luego aclaró que no participarían en labores de seguridad sino en lo estrictamente sanitario.

Envueltos en esa polémica, los militares argentinos evitan caer en otra a miles de kilómetros de distancia. No quieren el desprestigio de relacionarse con los militares al servicio del régimen de Nicolás Maduro.

Las fuerzas armadas argentinas bloquearon los intercambios con los militares chavistas. Una queja en Twitter del propio ministro de Defensa de Maduro, Vladimir Padrino López, reveló la situación.

LEA TAMBIÉN: Duro editorial argentino: La intolerable ambigüedad Argentina con Venezuela

 

Ambigüedad política

«Argentina es una gran nación que ha aportado a la integración latinoamericana. Es la tierra de José de San Martín y ha mantenido lazos históricos con Venezuela. lamento que su Ejército, sin razones, bloquee el intercambio entre nuestras FFAA. Nuestras  puertas siguen abiertas», escribió Padrino.

Esa situación vuelve a revelar la ambigua posición que había mantenido Argentina en sus relaciones con la dictadura de Caracas.

En organismos multilaterales, los sureños han acompañado los castigos al régimen chavista por sus abusos a los derechos humanos. Aunque al mismo tiempo, Alberto Fernández no puede ocultar su cercanía ideológica con Maduro.  

La situación parecía esclarecerse cuando  el gobierno de Fernández, controlado por el kirhcnerismo, abandonó el Grupo de Lima.

Desde la Casa Rosada explicaban que la medida era obligada por la participación de un sector de la oposición venezolana en el Grupo. El gobierno de Fernández consideraba eso como  contraproducente. Argumentaba que se producían decisiones que su país «no ha podido ni puede acompañar».

En el comunicado que anunciaban su salida del grupo pedían un «diálogo inclusivo que no favorezca a ningún sector en particular». Insistían veladamente sobre la teoría de la ecuanimidad en un contexto cuasi dictatorial como el que se vive en la Venezuela controlada por Nicolás Maduro.

Origen: primerinforme.com