A Obama, por ejemplo, solo le importaron los aplausos del arrogante mundo de las Ivy League o las academias europeas. A Obama lo elogiaron y a Trump, que pidió primero democracia antes que apretones de manos, lo crucificaron

Origen: Cuba sigue igual – El American