Alberto fernández se reunió con empresarios de alto perfil y con el presidente Emmanuel Macron, y les pidió ayuda en las negociaciones con un grupo acreedor, a pesar de que había dicho en campaña que no pagaría la deuda de US$ 2.400 millones.

Alberto Fernández y su novia, Fabiola Yáñez, junto a Emmanuel y Brigitte Macron 

El pedido de Alberto Fernández fue el mismo de Martín Guzmán: una ayuda de las altas esferas de la política y el sector financiero francés para destrabar la situación con el Club de Paris.
Desde el gobierno kirchnerista se notó una fuerte desesperación por la ayuda de Francia. El 31 de mayo, Argentina debe pagar una deuda de 2.400 millones de dólares al Clubdinero que no tiene.

La intención de Fernández es conseguir una prórroga del vencimiento, una decisión que también impactaría en el diálogo que mantiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI). De no conseguirlo, el país caería nuevamente en default, y debería pagar un interés por mora del 9 por ciento anual.

 

Alberto Fernández y su novia, Fabiola Yáñez, junto a Emmanuel y Brigitte Macron 

Continua…

Origen: derechadiario.com.ar