Escuchad bien, patética panda de mentirosos, jeques, “clérigos” y terroristas de traje, túnica y jalabiya; escuchad bien, vosotros, que en las alas de vuestros complots de al-Aqsa, en nombre de la santidad, habéis encendido un fuego extranjero. Habéis inventado historias, destruido, quemado y asesinado la frágil coexistencia que reinaba aquí entre los habitantes de esta tierra, judíos y árabes, hijos de nuestro antepasado Abraham.

Por Nadav Shragai

No sé si mis palabras tendrán alguna influencia y en qué medida, pero como alguien que ha dedicado algunos años de su vida y dos libros a vuestro arte de la falsedad, el público -el que es incitado por vosotros; el que ahora está siendo atacado por misiles con fuego y piedras, y el que estáis desviando en Israel y en el extranjero- tiene derecho a saber la verdad.

Vuestra al-Aqsa, que fue construida sobre las ruinas de nuestro templo, no está en peligro. El Estado de Israel cedió en 1967 el Monte que es sagrado para nosotros y para vosotros y os concedió la exclusividad sobre él en todo lo relacionado con el culto religioso y las oraciones en él. Incluso prohibió a los judíos rezar en el lugar más sagrado. Muchos de nosotros seguimos creyendo que estábamos locos entonces, pero los gobiernos de Israel durante generaciones, de derecha e izquierda, se han aferrado a este desbarajuste religioso e histórico, suponiendo que así se evitaría una guerra religiosa. Probablemente se equivocaron.

Desde hace 54 años, usted, al igual que su padre espiritual, el acérrimo enemigo Mufti Haj Amin al-Husseini, y su “hijo” y seguidor, nuestro contemporáneo, Raed Salah, intentan “vender” al mundo una historia inventada sobre el “statu quo” que Israel supuestamente viola en el Monte y “abusa”. Pero la realidad es todo lo contrario.

Israel mantiene estrictamente el statu quo en el Monte del Templo, impide que los judíos recen en él, e incluso se impide a sí mismo recordarle a usted y al mundo lo que yo y algunos de mis colegas hemos documentado y expuesto de nuevo en nuestros libros de investigación:

Ustedes, que hoy niegan cualquier conexión judía con Jerusalén y el Monte del Templo, han confesado oralmente y por escrito -durante mil años o más- la conexión judía con el Monte del Templo y la existencia de un templo allí.

Hasta 1967 contasteis en vuestros escritos la historia de la construcción y destrucción de los dos templos tal y como documentan las fuentes judías. También supisteis explicar a vuestros hijos que vuestra religión se inspira en el judaísmo y que consagrasteis la roca (la Piedra Fundamental) y el recinto de al-Aqsa, precisamente y sobre todo por saber que allí se encontraba el Templo. Una inversión completa de vuestra negación actual de la conexión de los judíos con Jerusalén en general, y con el Monte en particular.

Además, no nosotros, sino vosotros, sois los que habéis invertido el mismo statu quo “sagrado”, lo habéis cambiado en vuestro propio beneficio, os habéis burlado de él y de nosotros. Ustedes son los que realmente lo borraron.

En la década de 1970, utilizasteis la estructura de la Cúpula de la Roca para las oraciones, que no fue construida originalmente como mezquita.

En 1996, construisteis una tercera mezquita en el Monte, la mezquita Al Marwani, en los Establos de Salomón

En 1998, usted construyó una cuarta mezquita en el Monte, la “Antigua Al-Aqsa”, en los espacios situados debajo de Al-Aqsa

A principios de la década de 2000, pavimentaste amplias secciones del Monte en beneficio de las oraciones musulmanas y en 2019 utilizaste el recinto del Golden Gate como quinta mezquita (real).

¿Statu quo? A lo largo de los años has cerrado las Puertas de la Cadena y del Algodón a los judíos. Te aseguraste de que sus horas y días de visita al Monte fueran reducidos y limitados. Amenazasteis y os amotinasteis y acosasteis hasta que se estableció una ruta definida para los judíos (en su mayoría religiosos) en el Monte y se les prohibió entrar en las mezquitas.

Como parte del mismo “statu quo”, Jordania ha pasado de ser un empleador que paga los sueldos de los miembros del Waqf en el Monte a ser un socio israelí de alto nivel en su gestión; ya no se aplican las leyes de planificación y construcción en el Monte; la supervisión arqueológica se ha visto muy socavada, así como la aplicación de la Ley de Antigüedades, y la restauración de las murallas del Monte, del sur y del este, se ha confiado a profesionales en tu nombre.

Incluso la prohibición de ondear banderas en el Monte del Templo se ha convertido en una broma. Sólo se aplica cuando se trata de banderas israelíes. En cambio, las banderas de Hamás, la AP, el ISIS, la Hermandad Musulmana y Hizb ut-Tahrir se izan con frecuencia.

Entonces, ¿quién ha invertido el statu quo, nosotros o ustedes? ¿Quién ha “asesinado” un legado histórico, suyo y nuestro, en el Monte, y ha destruido y dañado las antigüedades, sólo para que no se demuestre la conexión de los judíos con el lugar? ¿Y quién ha convertido las mentiras de ‘al-Aqsa está en peligro’ en una línea de producción de atentados y terrorismo, mientras llevan el nombre de Alá en vano y profanan sus y nuestros santos? Y ahora ‘quemando la casa’ y bombeando a los incendiarios constantemente con – “al-Aqsa”.

Que a lo largo de los años hemos cedido ante vosotros -hemos contenido, hemos frenado, hemos ignorado, hemos retrocedido, hemos sido avergonzados, hemos sido humillados, que hemos conquistado nuestra voluntad en contra de vuestra voluntad y hemos sido la ‘bandeja de plata’ en la que se os ha servido el Monte- tendremos que vivir con ello. Pero al menos decir la verdad – todavía podemos.

Origen: israelnoticias.com