Por Mitchell Bard en Jewish News Syndicate

Mientras los medios de comunicación estadounidenses se han centrado en cuestiones internas, la escalada de violencia en Israel ha alcanzado un nivel tal que no se puede ignorar ni enterrar detrás de otras historias. Sin embargo, lo que sigue siendo notable es la alergia que tienen casi todos los medios importantes a la hora de describir con precisión el bombardeo de zonas civiles israelíes con cohetes como “terrorismo” o de etiquetar a las partes responsables -Hamas y la Yihad Islámica Palestina (PIJ)- como organizaciones terroristas.

He aquí algunos ejemplos (énfasis añadido):

  • Militantes de Hamás en la Franja de Gaza dispararon docenas de cohetes contra Israel…” (The Los Angeles Times, (10 de mayo de 2021).
  • Militantes palestinos e Israel intercambian nuevos disparos de cohetes y ataques aéreos; al menos 24 muertos en Gaza” (USA Today, 11 de mayo de 2021).
  • “Israel y los militantes en Gaza han estado intercambiando fuego…” (CNN, 11 de mayo de 2021).
  • “Israel desató nuevos ataques aéreos sobre Gaza a primera hora del martes, alcanzando un par de edificios de gran altura que se cree que albergan militantes, mientras Hamás y otros grupos armados bombardeaban el sur de Israel con cientos de cohetes” (AP, 11 de mayo de 2021). Esta noticia de AP se reproduce en muchos medios.
  • Militantes de Gaza, niños entre los 24 muertos cuando Israel golpea a Hamás” (Fox News, 11 de mayo de 2021).
  • “Después de que una incursión de la policía israelí en la mezquita de Aqsa en Jerusalén dejara cientos de palestinos y una veintena de policías heridos, los militantes de Gaza respondieron disparando una andanada de cohetes contra Jerusalén…”. El vídeo bajo el titular era una grabación de los disturbios en el Monte del Templo (The New York Times, 10 de mayo de 2021).
  • Debajo del titular de The Wall Street Journal hay un vídeo: “Israel y los militantes de Gaza intercambian ataques, decenas de muertos” (The Wall Street Journal, 11 de mayo de 2021). Las imágenes suministradas por AP, “Anonymous”, Agence France-Presse y Shutterstock se centran por completo en las acciones de Israel, diciendo sólo que estaba respondiendo a los disparos de cohetes y pasando luego a las acciones policiales en Jerusalén.

Este fenómeno no es nuevo. Durante décadas, la prensa se ha negado sistemáticamente a calificar de terroristas a los palestinos que asesinan a israelíes, mientras que no tiene ningún problema en utilizar esa etiqueta para describir a los asesinos de estadounidenses o incluso a los extremistas de Estados Unidos, que ahora se denominan cada vez más “terroristas domésticos”. Las historias se refieren a Hamás y a la PIJ sin ningún contexto o explicación de las historias de las organizaciones y de su objetivo de destruir Israel.

Otro hábito de los medios de comunicación es informar de cualquier cosa que los palestinos les digan sobre las bajas. The LA Times (y otros), por ejemplo, informó: “Los ataques aéreos israelíes sobre Gaza mataron a 26 personas, nueve de ellas niños, dijeron funcionarios de salud palestinos”. Nunca se hace ningún esfuerzo por verificar las afirmaciones palestinas, que la mayoría de las veces resultan ser exageradas o falsasAP, al menos, informó de que “el ejército israelí dijo que al menos 16 de los muertos eran militantes”, aunque es poco probable que algún funcionario se refiriera a ellos como “militantes”. Sin embargo, había que leer The Times of Israel para enterarse de que Hamás y la PIJ informaron de que varias de las víctimas eran comandantes de alto rango, incluidos dos de la PIJ muertos en un ataque con drones.

Mientras que las declaraciones de los funcionarios de Hamás se toman como un evangelio, la información de los funcionarios israelíes suele ser recibida con escepticismo, como en el informe de la CNN en el que se cita a un portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel que dijo que Israel atacó unos 130 “objetivos militares”. ¿Por qué las comillas?

Al menos AP reconoció que la muerte de siete miembros de una familia podría haber sido por un “cohete errante”. De hecho, en un caso, tres niños palestinos murieron por un cohete errante de Hamás, según las FDI. Se calcula que un tercio de los cohetes disparados por los terroristas caen dentro de la Franja de Gaza, pero los medios de comunicación no investigan su impacto en los palestinos.

A los medios de comunicación también les gusta convertir el conflicto en un deporte con una tabla de puntuación de muertes que da una falsa impresión de las causas y los efectos. Este titular de AP fue típico: “Los cohetes matan a 2 israelíes; 26 mueren en Gaza mientras Israel golpea a Hamás”. El número de víctimas palestinas es siempre mayor por diversas razones, entre ellas que son ellos los que atacan a las fuerzas israelíes y que Israel tiene una potencia de fuego superior. A los israelíes se les hace parecer inhumanos, pero ¿realmente se supone que deben permitir que sus ciudadanos mueran para aumentar el marcador en su lado de la cuenta?

Los medios de comunicación estadounidenses no mencionaron (en el momento de escribir este artículo) que cuatro miembros de una misma familia israelí resultaron heridos en un ataque, entre ellos un niño de 8 y otro de 11 años, y que dos mujeres, una de 60 años y otra de 80, murieron cuando los cohetes impactaron en sus casas en Ashkelon.

Los medios de comunicación prestan poca atención al impacto que estas descargas tienen en los israelíes. Hay que cerrar las escuelas, se prohíben las grandes reuniones públicas, se limita el número de personas que pueden estar juntas en el interior y todo el mundo debe tener acceso a un refugio antibombas. El transporte se detiene al cerrarse las carreteras y suspenderse el tráfico ferroviario. Muchas de las personas que viven cerca de Gaza son agricultores que no pueden trabajar, ya que al mismo tiempo los campos de la zona están siendo incendiados por artefactos incendiarios.

Aunque todavía hay personas en Inglaterra con edad suficiente para recordar el Blitz de principios de los años 40 durante la Segunda Guerra Mundial, los estadounidenses nunca han tenido que refugiarse de los ataques con cohetes, y no tienen idea de la ansiedad inmediata y los efectos psicológicos a largo plazo de vivir con tal inseguridad. No pueden imaginar el pánico de las personas que no tienen más de 15 segundos para encontrar refugio para ellos, sus hijos, sus padres ancianos y los discapacitados. ¿Cómo puede describirse esto de otra manera que no sea “terror”?

Las imágenes también pueden contar la historia mejor que las palabras. The LA Times dio una idea del pánico cuando describió un parque de Jerusalén vacío con docenas de cochecitos abandonados. Eso habría sido una foto dramática, pero no la había. En su lugar, la foto bajo el titular mostraba humo ondeando tras un ataque aéreo israelí en Gaza, otra de un cañón de agua de la policía israelí cerca de la Puerta de Damasco, fuerzas de seguridad israelíes caminando entre escombros en el recinto de la mezquita Al-Aqsa, y la gran toma de un niño con la leyenda: “Palestinos heridos sentados en un hospital en el norte de la Franja de Gaza”.

AP mencionó que los cohetes alcanzaron edificios y que algunos israelíes resultaron heridos. Sin embargo, la descripción del impacto de los ataques aéreos israelíes fue más dramática: “Los medios de comunicación locales dijeron que un número desconocido de militantes había muerto. Pero la fuerza de la explosión hizo que los residentes aterrorizados, incluyendo mujeres y niños que estaban descalzos, corrieran a las calles”. El siguiente párrafo dice que un ataque aéreo anterior alcanzó un edificio “mientras la gente realizaba las oraciones del amanecer” y que un adolescente discapacitado murió. La foto del titular: “Los dolientes corean eslóganes islámicos mientras llevan el cuerpo de Amira Soboh, y su hijo discapacitado de 19 años, Abdelrahman, que murieron en los ataques aéreos israelíes en su edificio de apartamentos…”.

El Wall Street Journal utilizó la palabra “militantes” en los pies de foto, que podrían haber sido escritos por la fuente del vídeo y las fotos, pero no en el texto. Simplemente se refería a Hamás y al “ala militar de Hamás”. Tenía las fotos requeridas de palestinos huyendo, un funeral palestino y humo en Gaza, pero al menos añadía fotos de un cuerpo siendo retirado de una casa en Ashkelon (el pie de foto dice que fue “golpeado”, pero no por qué ni por quién), y dos fotos de edificios dañados en Ashkelon, la segunda de las cuales no muestra a los civiles que la poseían, sólo a un soldado israelí en la ventana.

Todas las historias sobre el lanzamiento de cohetes lo relacionan con la violencia en Jerusalén y las protestas en el barrio de Sheikh Jarrah por el esperado desalojo (legal) de los palestinos que viven en propiedades reclamadas por los judíos. Lo que los medios de comunicación no explican ni preguntan es por qué una disputa inmobiliaria justifica el bombardeo indiscriminado de cohetes por parte de terroristas -sí, terroristas- sobre zonas civiles israelíes a kilómetros de Jerusalén.

Mitchell Bard es un analista de política exterior y una autoridad en las relaciones entre Estados Unidos e Israel que ha escrito y editado 22 libros, entre ellos “The Arab Lobby, Death to the Infidels: Radical Islam’s War Against the Jews” y “After Anatevka: Tevye in Palestine”.

Origen: israelnoticias.com