Autor/Christian Sanz

Elisa Carrió jura que sí. Él dice que no. Y la sociedad mira expectante desde hace décadas. ¿Existen reales vínculos entre Sergio Massa y el mundo narco o es una leyenda urbana?

El caso del hoy titular de la Cámara de Diputados de la Nación es similar al de Aníbal Fernández. Siempre aparece en medio de tramas escabrosas pero nunca logra quedar implicado en ninguna. Hombre de suerte acaso.

Como cuando se hicieron conocidos sus vínculos con Ariel Ramanzini, concejal sampedrino y presidente del bloque Frente Renovador, sospechado de lavar dinero de actividades ilícitas.

El hombre, que solía aparecer en fotografías varias con Massa, es titular de cuatro empresas que jamás pudo justificar con sus ingresos y que quedó bajo sospecha por vender un terreno de 1.000 metros cuadrados en la exigua suma de 50 mil pesos.

No es lo único que complica al hoy presidente de la Cámara de Diputados: oportunamente fue señalado por Carrió por sus presuntos vínculos con el narcotráfico. “Tiene por lo menos una relación con el narco, ya lo denuncié por el caso ‘fondo blanco’”, sostuvo sin pelos en la lengua Lilita hace 6 años.

Refería la líder de Coalición Cívica a la investigación que en 2013 dejó expuestos los lazos de Massa con un grupo de traficantes de narcóticos a los que alertó sobre un inminente allanamiento que iban a efectuarles.

Antes de seguir… “Fondo Blanco” fue un operativo antidrogas en el que entre otras cosas en los últimos días de octubre y principios de noviembre de 2013 se secuestraron 114 kilos de cocaína en plena 9 de julio y se detuvo a varias personas de nacionalidad colombiana acusadas de narcotráfico y lavado de dinero.

Todo ello en el contexto del expediente FLP 51010801/2012, caratulado: “Sánchez Gálvez, Andrés Mauricio y otros S/ Inf. Ley 23.737” del registro de la Secretaría Nº 1 del Juzgado Federal de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional Nº 1 de Lomas de Zamora.

Los investigadores comenzaron a seguir el rastro de un grupo de personas que solían concurrir a una iglesia evangélica de El Talar, partido de Tigre, donde entonces Massa era intendente.

Allí, el 28 de octubre de 2013 la policía secuestró una carta que un pastor colombiano llamado David Andrés Acevedo Muñoz le había enviado a uno de sus superiores en Colombia.

En ese documento de Word encontrado en la computadora de su casa, el hombre reveló que en algún momento de 2013 lo contactó un conocido arquitecto de Nordelta llamado Walter, con quien se reunió.

En ese encuentro, según la carta, el arquitecto le contó al pastor que “lo había llamado el alcalde de Tigre (Massa) para decirle que hay un expediente judicial y una orden de allanamiento” por narcotráfico y lavado de dinero contra el colombiano Jesús Antonio Yépez Gaviria, supuesto empresario de la construcción radicado en Nordelta y parroquiano del templo.

Según el relato del pastor, el arquitecto le comentó que había un fiscal argentino muy prestigioso intentando averiguar en qué se basaba el expediente judicial.

De las fuentes disponibles surge que el texto secuestrado también decía que el alcalde de Tigre había mandado a decir que los allanamientos eran inminentes y que el motivo detrás de todo eso era la disputa electoral con Cristina Kirchner.

La carta dice textualmente: “… Walter me dijo que había recibido un llamado muy importante y que me tenía que reunir con él urgentemente, fue así que me reuní con él, y me dijo que lo había llamado el alcalde de Tigre a decirle que hay un expediente judicial y una orden de allanamiento a todo lo concerniente con el Hermano Antonio, por narcotráfico y lavado de dinero (…) El alcalde le dijo que esto era inminente, ya que él está disputando con la presidenta y ella quiere opacar la campaña de este alcalde ya que ella dice que en Tigre él alberga a los narcotraficantes”.

No es el único caso que vincula a Massa con la cuestión narco. Una mujer llamada Alejandra Medrano denunció públicamente que el hoy presidente de la Cámara de Diputados se vinculaba a un supuesto traficante es estupefacientes llamado Alejandro Norberto Sturma, titular de la firma Way Maker SA.

Oportunamente, la mujer lo dijo con todas las letras: Massa es íntimo amigo de Sturma, un empresario procesado por narcotráfico, que fue a aterrizar como proveedor de asfalto al municipio de Tigre”.

Medrano juraba tener audios y otros registros que probaban esos vínculos, pero antes de poder darlos a conocer apareció muerta. Hay quienes dicen que se suicidó. Otros, como su exnovio jura lo contrario: “Está muerta por denunciarlos, a punto de cumplirse un año todavía no hay resultados de la autopsia”, dijo a este cronista el hombre con más furia que otra cosa.

Y añadió: “Se cansó de denunciarlos, presentaron escuchas de los fiscales y jueces intervinientes confesando que habían sido comprados. Fue víctima de un robo, desvalijaron su casa un grupo de delincuentes amigos de Massa (…) Es un desastre lo que le hicieron, fiscales que luego fueron ascendidos a jueces en un tribunal de apelaciones por (María Eugenia) Vidal”.

La propia Medrano llegó a escribir en sus redes sociales lo que le pasó, justo antes de morir: “Mi vida cambió dramáticamente en mayo de 2016 cuando usurparon mi casa, un triplex ubicado en la localidad de Rincón de Milberg, Partido de Tigre, y robaron todos mis bienes. Absolutamente todos. Ahí entré en contacto con el mundo real. Confié ciegamente en el fiscal a cargo de la investigación, Mariano Magaz, porque tenía la total y absoluta seguridad que su función era investigar el delito e individualizar a los culpables para su posterior juzgamiento”, arranca la mujer.

Luego describe: “Inicialmente la causa parecía estar bien encaminada hasta que como consecuencia de las diligencias practicadas surgió que en el robo aparecía involucrada, trasladando mis bienes, una camioneta de una empresa contratista de la Municipalidad de Tigre, Way Maker SA, a un obrador que la misma tenía en General Pacheco, cuyo propietario está íntimamente relacionado con Sergio Massa”.

A posteriori Medrano acusa sin pelos en la lengua: “La investigación penal preparatoria perdió todo impulso a partir del momento en que la contratista de la obra pública municipal aparece involucrada en los delitos investigados. Las escuchas telefónicas revelaban que el dueño de Way Maker SA había sido advertido de la existencia de la causa y tenía garantizada protección e impunidad. La fiscalía desdobló la causa en cuanto a los imputados requiriendo la elevación a juicio con relación a sólo uno de ellos, certificó copias y formó un nuevo expediente en el cual otro fiscal, Jorge Fitipaldi, investiga a los restantes imputados, vinculados a Way Maker que quedó totalmente parado”.

Tinelli, lavado y amistad

Las sospechas sobre la figura de Massa no son nuevas ni novedosas. Sus relaciones con presuntos traficantes colombianos siempre fueron un “secreto a voces”, que recrudecieron cuando el barrio Nordelta, en Tigre, empezó a llenarse de empresarios sospechosos.

Es el caso de Andrés Adolfo Marengo, aquel que ayudó a Marcelo Tinelli a canalizar varios millones de dólares. Gracias a su amistad con Massa, “Andresito” —como le dicen sus íntimos— consiguió que le hicieran un estratégico túnel para poder pasar de Nordelta a Pacheco, localidad lindante.

A su vez, posee enorme cantidad de hectáreas en la provincia de Formosa, en una zona donde lo que más suele verse son aviones de pequeño porte utilizados por narcotraficantes para mover estupefacientes. Administra esos campos a través de la firma Formocorp SA.

Pero las sospechas no terminan allí: luego de que Jorge Bergoglio fuera entronizado como sumo pontífice, en 2013, Massa intentó acercarse a él de toda manera posible. Jamás lo logró.

El hoy papa Francisco, que supo conceder audiencia a personas intrascendentes, nunca quiso recibir al exintendente de Tigre. Entre otras cuestiones, por sus vínculos con el mundo narco.

Quien detalla muy bien esas gestiones es el colega Diego Genoud en su libro “Massa, biografía no autorizada”.

 

Concluyendo

La idea de escribir la presente nota no fue azarosa. Surgió de la inquietud de aquellos que cada tanto suelen preguntar a quien escribe estas líneas cuánto hay de cierto y cuánto de mito sobre los vínculos de Massa con el mundo narco. Los insistentes mensajes en las redes sociales no dejan mentir al respecto.

Como sea, antes de aparecer muerta, Alejandra Medrano dejó un mensaje que hoy aparece revelador, no solo por lo aquí contado sino por lo que ocurre en la Argentina en general.

“El poder político encubre delincuentes, destruye instituciones, corrompe las costumbres, hace trizas los derechos y las garantías constitucionales y, lo que jamás hubiera imaginado, llega a matar personas”.

Cuando escribió esas palabras, Medrano seguramente desconocía cuál sería su final. Realmente profético.

Origen: Los desconocidos vínculos de Sergio Massa con el mundo narco – Mendoza Today