El periodismo tradicional ha vuelto a fracasar frente a las redes sociales

Aunque se trata de una profesión en crisis, el periodismo es una noble vocación, que en ocasiones puede prestar grandes servicios a la causa de la Libertad.

Históricas manifestaciones en Cuba contra la dictadura comunista y pidiendo Libertad
El PSOE y Podemos votan en contra de una condena europea de la represión en Cuba

Anoche en España, las noticias sobre las históricas protestas en Cuba se fueron extendiendo principalmente a través de las redes sociales. Era un domingo de julio, con muchos disfrutando ya de sus vacaciones, sí, y había un importante partido de fútbol, también, pero miles de cubanos estaban arriesgando su integridad física para pedir Libertad. ¿Nos damos cuenta de lo que eso significa en un país sometido a una dictadura comunista desde hace 62 años?

Este domingo, mientras en Cuba la esperanza de democracia se debatía entre la vida y la muerte, la mayoría de los medios españoles relegaron la noticia a lugares irrelevantes en sus portadas, con excepciones como La Gaceta de la IberosferaActuall y otros pequeños medios digitales. Los grandes medios, los que cuentan a sus lectores por millones cada mes, estaban pendientes del fútbol y seguían embobados con la crisis de gobierno en España. Creímos que los medios digitales habían convertido a los medios impresos en algo que ya sólo sirve para envolver pescado. Pues va a ser que no.

Como ya ha ocurrido tantas veces estos últimos años, una vez más este domingo fracasó el periodismo tradicional frente a las redes sociales. Poco importa que ese periodismo se publique en papel o en una pantalla si es incapaz de entender que las claves de la comunicación han cambiado y hoy la información ya no es un monopolio exclusivo de su profesión. Y eso ya sin entrar a hablar en profundidad del desdén que gran parte del sector, tremendamente escorado hacia la izquierda, habrá sentido ante unas protestas que se dirigen contra una dictadura comunista que tiene en la izquierda española a una formidable guardaespaldas. Mucho despotricar contra el franquismo a toro pasado, pero a la hora de la verdad gran parte de nuestro periodismo no tiene ni la mínima decencia de llamar “dictador” al tirano que gobierna en Cuba. Hipócritas.

Origen: outono.net