Estas trágicas muertes han continuado de manera constante durante medio siglo mientras el complejo Demócrata-Medios aclama a las víctimas «¡EDUCACIÓN Y ATENCIÓN MÉDICA GRATIS!»

Por Humberto Fontova

El 15 de julio de 2011 un avión Iberia salió de La Habana, aterrizó en Madrid y encontró un polizón cubano obviamente desesperado. El cubano de 23 años llamado Adonis GB estaba acurrucado en el tren de aterrizaje, aplastado hasta la muerte . Se une a una estimación de 50-70.000 cubanos que mueren (literalmente) por dejar la obra de Fidel Castro y Che Guevara. Casi dos millones de cubanos han salido con vida.

En la víspera de Navidad de 2000, un avión de pasajeros británico abrió su tren de aterrizaje cerca del aeropuerto de Heathrow después de despegar de La Habana y dejó caer dos cadáveres, congelados. En breve fueron identificados como Miguel Fonseca, de 16 años, y Alberto Vázquez, de 17.

«¡Chicos locos!» probablemente resopló algunos de los pasajeros, ajenos o indiferentes a que todas esas libras que acababan de gastar en sus vacaciones en Cuba fueran directamente a las arcas de los militares y policías estalinistas que llevaron a los muchachos cubanos a una desesperación tan mortal. También ajenos o indiferentes a que antes del reinado de ese régimen estalinista ayudaban con el dinero de los turistas, la gente estaba casi tan desesperada por entrar a Cuba como ahora por escapar.

El 4 de junio de 1969, un avión Iberia, que acababa de aterrizar en Madrid procedente de La Habana, se dirigía a la terminal cuando el cadáver congelado de Jorge Pérez, de 16 años, cayó. Su compañero en la fuga, Armando Socorras, de 17 años, sobrevivió de alguna manera en lo que las autoridades médicas españolas describieron como una forma de «hibernación humana». DIBUJOS ANIMADOS  | Gary Varvel Ver dibujos animados

El 21 de julio de 1991, los cadáveres congelados de Alexis Hernández 19, y José Acevedo 20, cayeron sobre la pista del aeropuerto de Madrid desde el tren de aterrizaje de otro vuelo de Iberia Airlines…

El 22 de agosto de 1999, el cadáver congelado de Félix Julián García cayó de un avión británico a la pista del aeropuerto de Gatwick, cuando aterrizaba desde La Habana.

Un mes después, el olor llevó a los funcionarios del aeropuerto italiano de Varese al cadáver descompuesto de Roberto García Quinta en el tren de aterrizaje de un vuelo de Alitalia Airlines que había aterrizado desde Santiago Cuba diez días antes.

En julio de 2002, el cadáver congelado y maltratado de un cubano de 20 años identificado sólo como Wildredo D. fue encontrado en el tren de aterrizaje de un avión de pasajeros de Lufthansa en el aeropuerto de Dusseldrof.

En diciembre de 2002, un cubano de 20 años que trabajaba en el aeropuerto de La Habana se coló en un compartimiento presurizado de Canadian Airliner’s, justo debajo de la cabina. Se escabulló vivo en el aeropuerto de Montreal 4 horas después.

La Cuba anterior a Castro recibió más inmigrantes per cápita (principalmente de Europa) que los Estados Unidos, incluidos los años de la Isla Ellis. En la década de 1950, cuando los cubanos eran perfectamente libres para emigrar con todas sus propiedades y se les otorgaban visas estadounidenses con solo pedirlas, vivían menos cubanos en Estados Unidos que estadounidenses en Cuba. En 1958, la Embajada de Cuba en Roma tenía una acumulación de 12.000 solicitudes de visas de inmigrantes de italianos que clamaban por inmigrar a Cuba.

Tal fue la prosperidad cubana hasta 1959. Luego vinieron los hermanos Castro y el Che Guevara.

“Los cubanos disfrutan de la vida como pocas personas en el mundo” (Revista Time, abril de 2015).

Origen:babalublog.com