Napoleón y George Washington celarían tu capacidad para enviar mensajes de texto instantáneamente a personas a miles de kilómetros de distancia.

Photo by Nextvoyage from Pexels

El capitalismo ha recibido mucha atención últimamente. Numerosos políticos le están recordando a la gente que a algunos individuos les va muy bien con el capitalismo y que la gran mayoría de nosotros no hemos tenido tanto éxito como ellos. Un sistema que premia a unos más que a otros puede parecer intrínsecamente injusto. El capitalismo competitivo, en el que algunas personas lo intentan y fracasan y las empresas quiebran y tienen que despedir a sus empleados, parece estresante e innecesario para algunos.

Algunas personas argumentan que una persona promedio de los países avanzados de hoy no cambiaría su lugar por el de un multimillonario hace 100 años.

Pero voy a pedirte que dejes de pensar en quién tiene qué ahora mismo y pienses a largo plazo en las cosas de tu vida que te hacen estar mejor. Piensa en la posibilidad que el capitalismo pone en tu vida productos y servicios que te salvan la vida, que cambian el juego y que son increíblemente convenientes, tanto si participas directamente en el trabajo de esas innovaciones o no. Algunos discuten que la persona promedio de los países avanzados de hoy no se cambiaría por un multimillonario hace 100 años. Napoleón y George Washington estarían muy celosos de tu capacidad para enviar instantáneamente mensajes de texto a personas que se encuentran a miles de kilómetros de distancia.

Continuar leyendo…

Origen: fee.org.es