El representante de Lacalle Pou criticó a su par argentino, al que cuestionó por hacer la vista gorda ante la dictadura por ideología.

Por Marcelo Duclos

La dictadura de Nicaragua tiene un aliado fiel en la Argentina en los foros internacionales. Uruguay no puede creerlo. (Archivo PanAm Post)

“¡¿Qué se necesita para comprender que no se les está permitiendo a los candidatos ser libremente candidatos, que hay un pueblo desesperado clamando por libertad!? ¡¿Qué pruebas hay que ofrecerles para que adhieran a un razonamiento que hacemos todos para enfrentar a este tipo de dictaduras?!”, estalló el uruguayo Washington Abdala. Sus palabras tuvieron como destinatario a su par argentino, Carlos Raimundi, representante del kirchnerismo ante la OEA.

Es que Uruguay no puede comprender como el Gobierno argentino mantiene una nefasta política internacional, cómplice de todas las dictaduras de la región. “No consideramos pertinente acompañar esta declaración, la consideramos improcedente y extemporánea”, señaló Raimundi, fiel exponente de la línea más izquierdista de la coalición del Frente de Todos.

Luego de las impúdicas palabras y repudiable actitud del funcionario argentino, Abdala dijo que no “termina de comprender” porque países de la región “no entienden que la dictadura nicaragüense es de un grado de violencia extrema”. En este sentido, el diplomático uruguayo pidió claridad y recordó que lo único que está haciendo la OEA es razonar, expresarse y discutir, “algo que no hace la dictadura, que mata, asesina y priva de la libertad”.

«No estoy entendiendo a alguno de mis compañeros, y les pido el máximo de buena voluntad para que me aporten, a menos que haya una lectura en clave ideológica. Eso sería penoso y creo que ese no es el camino”, manifestó el vocero de Luis Lacalle Pou. En su opinión, aunque “es poco lo que podemos hacer”, es una “obligación” alzar una voz y decirle a Ortega: “Sabemos que usted es un dictador que va rumbo a elecciones que están viciadas. Creemos en su pueblo que está desesperado en las calles, vemos a los medios que son cercenados’”.

Desde que asumió el actual Gobierno argentino, Raimundi ha mantenido una coherente y sistemática opinión en favor de las dictaduras de América Latina. En otra oportunidad, cuando la discusión era Venezuela, el funcionario kirchnerista aseguró que los foros internacionales tienen “una apreciación sesgada de lo que son las violaciones a los Derechos Humanos”.

La discusión entre Abdala y Raimundi se dio en el marco de la segunda resolución de la OEA, que busca manifestarse en favor de la liberación de los candidatos presidenciales y presos políticos en Nicaragua.

Origen: panampost.com