Por Jorge Díaz

Foto de: E. Pérez

A través de las redes sociales un cubano denuncia la triste situación que afronta un cubano manifestante del 11 de julio.

A Maikel Puig Bergolla, preso desde el 12 de julio, se le acusó de toda una madeja de delitos: desorden público, desacato, desacato en figura agravada, instigación a delinquir y hasta de asesinato tentado, por lo que el tribunal de esa provincia le ha establecido una sanción conjunta de 25 años de privación de libertad.

El cubano participó en las manifestaciones del 11 de julio, pero la sanción que le piden es incluso más grande que la colocada a alguien que arrebató una vida; cabe destacar que en la acciones de julio pasado falleció un cubano, pero a manos de un policía al cual todavía no se le hace justicia.

Esta es la denuncia que hace un familiar cercano:

En la tarde de ayer recibí por parte de mi sobrina Saily Nuñez Pérez la triste noticia de que su esposo Maikel Puig Bergolla detenido desde el 12 de Julio recluido en la prisión de máxima seguridad de Quivicán, Provincia de Mayabeque, después de los sucesos del 11 de Julio que debía presentarse a la 1:00 de la tarde de ayer (20/10/21) en el Tribunal Provincial de San José De Las Lajas Provincia de Mayabeque, para comunicarle por medio de su abogada que se le puso una sanción de 25 años de privación de libertad a su esposo, esto es algo insólito.

Lo increíble de esta situación es la cantidad de años que le piden y cómo si fuera poco las amenazas que ella (mi sobrina Saily) recibe de las autoridades desde el instante que ella empezó a cuestionar el caso de su esposo, hasta su teléfono lo tienen pinchado yo estoy haciendo público todo esto en las redes porque hago responsable al gobierno de Cuba si algo le sucede a mi familia.

Continuar leyendo…

Origen: cubitanow.com